Veintitrés veterinarios cuidan del ganado y los animales de compañía en la Ribagorza

La Comarca de la Ribagorza cuenta con unos 23 veterinarios. Este martes, festividad de San Francisco de Asis conmemoran su fiesta en un año muy especial en el que se cumple el 250 aniversario de la fundación de la primera facultad de veterinaria en Lyon. En la comarca, estos trabajadores desarrollan las tres ramas de la profesión: la sanidad animal, la producción de animales y la bromatología, parte que se encarga de la ciencia y la tecnología de los alimentos de origen animal.

Para la administración trabajan diez veterinarios repartidos en los dos centros que hay en Castejón de Sos y Graus y que se encargan de que se cumplan las normativas. Además, también se cuenta con la presencia de los profesionales que trabajan con los ganaderos y que, en una comarca como la de la Ribagorza, se centran sobre todo, en la prevención de enfermedades en el ganado porcino, ovino y vacuno, los tres principales del territorio. De hecho, la labor fundamental de los veterinarios es proteger la salud humana de las enfermedades que los animales puedan trasmitir.

Una de las funciones principales que también cumplen en una zona como esta, en la que, en muchos casos los ganaderos son personas mayores, es el explicarles todos los detalles sobre cómo cumplir con las normativas impuestas. Se trata de un tema complicado que, en ocasiones, se les escapa de las manos a quienes llevan toda la vida trabajando en este sector.

La cría de cerdos es la que más ha evolucionado, introduciendo grandes avances en tecnología que casi ha hecho que se industrialice. Por su parte, la ganadería ovina continúa siendo más tradicional.

Para los veterinarios, cambia mucho el cuidado según el tipo de animales con los que se trabaja. Mientras que con el ganado vacuno, las labores son más individualizadas, en el caso de las ovejas, se suele trabajar más con el conjunto del ganado.

Pero el trabajo de estos profesionales no acaba sólo ahí. Su labor va ligada a todo el proceso de producción, desde que nace el animal hasta que se vende o se consume en restaurantes, incorporando lo llamado tratabilidad alimentaria, cada día más importante.

Comentarios