La vertebración de la Ribagorza, un problema para un equipo de extinción de incendios

El presidente de la Comarca de la Ribagorza, José Franch, ve en las dimensiones de la comarca y su vertebración en tres ejes los mayores problemas para poder dotar a todos los ciudadanos de un correcto servicio de extinción de incendios, sin sumarle, por supuesto, el problema con el que ya cuentan todas las comarcas; la posibilidad de hacerse cargo de esta competencia.

Al hilo de la reunión celebrada con los demás presidentes de las comarcas altoaragonesas para pedir que sea el Gobierno de Aragón el encargado de esta competencia, Franch afirma que la Ribagorza cuenta, además, con otras peculiaridades, como son las distancias y las malas comunicaciones.

Explica que, por ejemplo, en otras zonas, con tener un parque bien acondicionado con un buen servicio sería suficiente pero que, en este territorio, no se podría permitir contar sólo con un centro en la capital.

A día de hoy, las comarcas son las encargadas de gestionar los equipos de Protección Civil, formados en su gran mayoría, en el caso de la Ribagorza, por voluntarios, no por profesionales. Ya con las antiguas mancomunidades se contaba en la comarca con puntos en Graus, Benabarre, Benasque y Castejón de Sos, junto a un pequeño vehículo de incendios en el Isábena.

Explica que el problema no es la construcción de las naves donde albergar estos parques, sino el poder dotarlas de los profesionales necesarios ya que, por obligación, sólo Huesca ciudad, por número de habitantes, está obligada a tener bomberos.

De hecho, la zona oriental de la comarca se nutre de los servicios de los bomberos de Pont de Suert gracias a un convenio que, aunque en estos momentos continúa en vigor, no se sabe hasta dónde llegará la voluntad de los vecinos catalanes.

Comentarios