El transporte escolar en la Ribagorza acerca a unos 500 alumnos de 95 núcleos

El servicio de transporte escolar es, quizá, uno de los más difíciles de gestionar en la Comarca de la Ribagorza. A pesar de que el ente supramunicipal no es el competente para desarrollarlo, a través de una encomienda de gestión, se hace cargo de este servicio desde el curso 2005 – 2006. Actualmente, unos 500 alumnos hacen uso del transporte escolar que lleva, desde 95 núcleos diferentes, a estos estudiantes, hasta los 9 centros de la Ribagorza. El gasto por día para realizar esta labor alcanza, en este curso, los 4.880 euros.

El GA es el encargado de determinar la cuantía que se destina a cada ruta de este servicio. Esta es una de las principales reivindicaciones, el hecho de que las partidas presupuestarias sean específicas para cada ruta, en vez de ser un cómputo que se pueda repartir, después, según las necesidades de cada caso.

Este año, tras el fin de los convenios firmados, se volvía a abrir un nuevo procedimiento de licitación. Esto hacía que del presupuesto total con el que se esperaba cubrir los gastos, 884.627 euros, se redujese a los 843.000 euros, es decir, de los 5.002 que suponía este servicio por día, se pasaba a los 4.880 euros.

Con este presupuesto se cubren 26 rutas diferentes, ya sean de enlace con otros vehículos o directos a los nueve centros repartidos en los tres Centros Rurales Agrupados. De ellas, 23 las realizan empresas privadas, ya sean taxistas particulares o compañías de autobuses, otras dos, las llevan los propios ayuntamientos, en este caso los de Arén y Montanuy y la comarca se hace cargo de la del Isábena.

Como novedades para este curso se encuentran el cambio de trayecto para los alumnos de las Vilas del Turbón y Padarniu, que en vez de enlazar con La Puebla de Roda, van ahora hasta Campo. Además, en la Ribagorza Oriental, se ha suprimido una furgoneta por falta de alumnos en Luzás y Sagarras y otra en Torres del Obispo ya que sólo era necesario un vehículo.

En ocasiones puede darse que a causa de un traslado a mitad de curso, un niño que se incorpore a este servicio se quede sin recogida directa en caso, lo que no implica que se quede sin servicio porque, en ocasiones, si no es posible recogerle, bien porque no hay sitio en el vehículo o porque el transporte no llega hasta ese núcleo, los padres contarán con una beca para cubrir los gastos del trayecto.

Desde la Comarca de la Ribagorza se muestran ahora preocupados por la posible desaparición de la figura del “cuidador de transporte”. Esta persona es la encargada de quedarse con los alumnos desde que llega el transporte hasta que empiezan las clase, situación que viene dada ya que, por ejemplo, en algunas zonas, los taxis doblan viajes, es decir, realizan el trayecto de forma radial para que los niños no recorran todos los núcleos.

La posible desaparición de esta figura, que ya ha dejado de existir en la zona alta la Ribagorza, conllevaría recorridos más largos para algunos alumnos.

Comentarios