La constructora de la nueva iglesia de San Francisco de Asís se conocerá la próxima semana

Los responsables de la Diócesis de Huesca todavía no han tomado una decisión sobre la empresa a quien se encargará la construcción de la nueva iglesia de la Parroquia de San Francisco de Asís. En la reunión que se celebró este jueves, se estudiaron las ofertas que han presentado ocho empresas, algunas de ellas de Huesca y otras de fuera de la provincia. En el encuentro, se vio que sería necesaria más documentación, por lo que se les ha dado de plazo hasta el lunes, para que la aporten.

Será el lunes cuando vuelvan a reunirse para tomar ya una decisión definitiva. La licitación de esta obra se situaba en torno a los 600.000 euros, y las ofertas presentadas por las ocho empresas se llevan muy poca diferencia.

El ayuntamiento de Huesca ya aprobó en su día el proyecto básico de construcción de la nueva iglesia para la parroquia de San Francisco de Asís. La obra se llevará a cabo en un solar cedido por el consistorio, en el Polígono 41 de la capital oscense. El proyecto fue redactado por el arquitecto Joaquín Naval. Se trata de un nuevo templo, austero, de dimensiones reducidas pero con dignidad, adaptado a los nuevos tiempos, sobre todo en lo que se refiere a lo económico.

El nuevo templo, en palabras de su arquitecto, será una nave con una superficie de unos 200 metros cuadrados y cabida para entre 150 y 200 personas. Además, se construirán otras dependencias parroquiales, como sacristía, despacho, aulas para impartir la catequesis, aseos o cuarto de la limpieza.

Este proyecto podría ser una primera fase, con la que resolver los problemas actuales de la nueva parroquia. En el caso de que, en un futuro, el Obispado de Huesca decidiese la ampliación del templo, esto sería perfectamente posible. Lo que se construya ahora quedaría como capilla o salón de actos, y se acometería la construcción de una nueva iglesia.

El proyecto del nuevo templo contempla también la construcción de un pórtico, a modo de atrio, a los pies del edificio, que podría servir en un momento determinado como espacio de culto. Además, habrá una planta semisótano, que permitirá albergar un espacio de aparcamiento y de almacenaje de la propia parroquia.

Comentarios