Las carreteras convencionales objetivo de la nueva campaña de vigilancia de Tráfico

La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha hasta el domingo 23 de octubre, una nueva campaña de vigilancia y control en carreteras secundarias, con el objetivo de conseguir comportamientos más seguros entre los conductores que circulen por estas carreteras y por lo tanto una reducción de accidentes en este tipo de vías. El pasado año fallecieron en accidente de tráfico en carreteras secundarias (carretera convencional que no dispone de una separación física de ambos sentidos de circulación) 1.514 personas, lo que representa el 78% del total de víctimas mortales ocurridas en carretera que ascendió a 1.928.

Durante una semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, controlan además de la velocidad, los adelantamientos indebidos, la conducción bajo los efectos del alcohol o drogas, el uso del casco, cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil, la utilización del teléfono móvil, auriculares o manejo de navegadores, la documentación del vehículo y conductor o cualquier otra infracción recogida en la normativa en materia de tráfico y seguridad vial.

Dichas vías que suponen más del 90% del total de kilómetros de la red de carreteras, son las más peligrosas y las que representan una más alta siniestralidad, pese a que la densidad de tráfico que soportan es menor que en vías desdobladas como autopistas y autovías.

Debida a la alta siniestralidad en este tipo de vías, las carreteras convencionales son uno de los objetivos prioritarios de la nueva Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020, dentro de la cual se incluyen una serie de medidas de bajo coste y alta efectividad con el objetivo de reducir el riesgo de accidentes en estas vías, como señalización vial de distancia de seguridad, separación física de ambos sentidos, instalación de barreras de seguridad, mejora de señalización y mantenimiento, creación de zonas seguras para parada de vehículos, etc…

Las salidas de vía y las colisiones frontales suelen ser el tipo de accidente mayoritario en estas vías. El año pasado se produjeron 11.390 accidentes con víctimas por salidas de vía, el 38,7%; 4.633 colisiones frontales, el 15,8%; y 3.718 colisiones por alcance, el 12,6%. En estos tipos de accidentes el exceso de velocidad, la distracción y los adelantamientos indebidos suelen aparecer como factores concurrentes de los mismos.

El año pasado, el porcentaje de accidentes con víctimas en los que se apreció velocidad inadecuada en carreteras convencionales fue del 20%, porcentaje que pese a ser elevado ha disminuido 4 puntos respecto al comienzo de la década.

Los atropellos a peatones también son un problema grave en carretera. El pasado año fallecieron 141 peatones atropellados en carreteras secundarias, lo que representa el 73% del total de los muertos en todo tipo de carreteras.

La puesta en marcha del Plan de radares fijos 2005-2008 que finalizó con la instalación de 521 puntos fijos de control de velocidad, la mitad de ellos en carreteras convencionales; los 296 radares móviles y la mayor vigilancia en las carreteras debido al aumento del número de Agentes de Tráfico de la Guardia Civil, entre otras medidas puestas en marcha en los últimos años, están ayudando a reducir drásticamente los excesos de velocidad, la velocidad media de circulación en carretera y el número de víctimas mortales y heridos graves.

Además, el 22% de los muertos en carreteras secundarias que circulaban en turismo o furgoneta no hacían uso del cinturón de seguridad, un dispositivo que en caso de accidente salva vidas. A pesar de este dato, el uso del cinturón tanto en conductores, como en pasajeros traseros se ha incrementado.

Comentarios