Cartuja de Monegros reivindica el mal estado del Monasterio

Cartuja de Monegros

Dentro del término municipal de Sariñena y en plena llanura monegrina, se levanta la Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes, un monumento artístico durante mucho tiempo ignorado. El estado en el que se encuentra esta construcción histórica indigna a los vecinos del pueblo de colonización de Cartuja de Monegros, que toma el nombre del monasterio.

Uno de los bienes más preciados del templo son las pinturas de Fray Manuel Bayeu, quien creó para la Cartuja 17 lienzos de pasajes de la vida de San Bruno, los cuales se encuentran en un estado pésimo de conservación y cada año el deterioro es mayor. Cartuja de Monegros reivindica desde hace años una solución que no se vislumbra al menos a corto plazo.

Cada 15 de mayo, festividad de San Isidro, vecinos de las localidades próximas al Monasterio continúan realizando una romería hasta el templo. Sólo en este día del año puede visitarse, además de los domingos por la mañana. Algunas de sus dependencias están en ruinas y las que permanecen en pie requieren restauración. Desde la pedanía de Sariñena lamentan que las soluciones puedan llegar en algún momento y que entonces sea demasiado tarde.

Al parecer, el problema se encuentra en que es un monumento de titularidad privada y ningún ente político toma las riendas en este asunto. Recientemente el grupo parlamentario de IU en las Cortes solicitaba información a la consejera de Educación y Cultura, Dolores Serrat, para que explique las medidas que ha adoptado el departamento en los últimos años y las que piensa tomar para asegurar el estado de conservación del monasterio y evitar así el deterioro en que se encuentra y le preguntaba además si tiene intención el gobierno de adquirir el citado bien patrimonial.

El Monasterio fue construido a lo largo de los s.XVI y XVII, es de estilo barroco, y cuenta en sus inmediaciones con una fuente y una amplia zona verde. Lo que puede verse hoy en día corresponde a las dependencias del convento del s. XVII, cuando los Cartujos lo habitaban.

En la actualidad está mejor valorada y un poco más protegida desde que en el año 2002 fuese declarada Bien de Interés Cultural, sin embargo, su mal estado va in crescendo año a año, sin ninguna solución a la vista.

Comentarios