Acciona será la empresa que construirá la nueva iglesia de Huesca

Los responsables del Obispado han decidido que la empresa seleccionada para realizar los trabajos de construcción de la iglesia, y dependencias pastorales de la nueva Parroquia de San Francisco de Asis en Huesca, sea Acciona. El presupuesto de la obra asciende a 658.000 euros, IVA incluido. Está previsto que las obras comiencen a mediados de noviembre y concluyan, aproximadamente, en seis meses.

Por lo que se refiere a la financiación, se están realizando gestiones con entidades bancarias, para obtener un préstamo, que se irá devolviendo con las aportaciones de los feligreses de ésa y de otras parroquias. El Obispado espera que, una vez más, y a pesar de la situación económica actual, se responda con generosidad.

A este concurso se presentaron un total de ocho empresas. De entre ellas, el obispado eligió a Acciona, al ser la que más se adecuaba a sus intereses. Se le solicitó más documentación, por lo que se le dio unos días de plazo para que aclarasen todas las cuestiones, para asegurarse de que la construcción se hará con todas las garantías.

La obra se llevará a cabo en un solar cedido por el ayuntamiento de Huesca, en el Polígono 41 de la capital oscense. El proyecto fue redactado por el arquitecto Joaquín Naval. Se trata de un nuevo templo, austero, de dimensiones reducidas pero con dignidad, adaptado a los nuevos tiempos, sobre todo en lo que se refiere a lo económico. Tendrá dos plantas, una baja y un semisótano, de 400 metros cuadrados cada una. Lo que será el templo, propiamente dicho, tendrá una capacidad para 200 personas, y ocupará la parte central de la planta baja. A sus lados habrá ocho salas (cuatro a cada lado), que podrán utilizarse para usos parroquiales, como despachos, salas de reuniones o de catequesis, sacristía o aseos.

La nueva iglesia se construirá en hormigón y acero. Los revestimientos serán el piedra y en mortero monocapa.

Este proyecto podría ser una primera fase, con la que resolver los problemas actuales de la nueva parroquia. En el caso de que, en un futuro, el Obispado de Huesca decidiese la ampliación del templo, esto sería perfectamente posible. Lo que se construya ahora quedaría como capilla o salón de actos, y se acometería la construcción de una nueva iglesia.

El proyecto del nuevo templo contempla también la construcción de un pórtico, a modo de atrio, a los pies del edificio, que podría servir en un momento determinado como espacio de culto. Además, habrá una planta semisótano, que permitirá albergar un espacio de aparcamiento y de almacenaje de la propia parroquia.

La parroquia fue erigida canónicamente por decreto del anterior obispo, Jesús Sanz, el 4 de octubre de 2008. Su párroco es Rafael Samper. El incremento de población que ha experimentado en los últimos años la zona sur de Huesca y la expansión que se prevé en el futuro, aconsejó la desmembración de esa zona de la ciudad de las parroquias de San Lorenzo y Santo Domingo y San Martín, y la creación de una nueva.

Por el momento, la sede provisional de esta parroquia se encuentra en el Centro de los Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca, hasta que se pueda tener templo y dependencias propias.

Comentarios