El Ministerio de Fomento pone en servicio ocho nuevos kilómetros de la A-21

El Ministerio de Fomento pone este viernes en servicio ocho nuevos kilómetros de la A-21, entre el límite provincial de Huesca y el enlace con la A-1601, con una inversión que supera los 38,5 millones de euros. El primero de los tramos, entre el límite provincial de Huesca y el Barranco de las Colladas, cuenta con una longitud de 5,4 km y ha supuesto una inversión cercana a los 25 millones de euros.

Este proyecto comprende la definición de un tramo de autovía de nueva planta con una longitud de 5.393 metros, entre los puntos kilométricos 317 y 323 de la actual carretera N-240. Se ha construido un enlace denominado de Asso–Veral, con forma de semitrébol con pesas, que conecta con la carretera de acceso a Asso-Veral desde la N-240. Junto a tronco y ramales, el proyecto incluye otros 8 viales correspondientes a reposición de caminos para mantener la accesibilidad del territorio, permeabilizando la autovía al tráfico de los propietarios. En cuanto a estructuras se refiere, se han construido 5 viaductos. También se ha incluido el Paso Inferior del enlace de Asso-Veral, de 12 m de luz, y tres marcos para otros tantos caminos, el primero de ellos correspondiente a un ramal del Camino de Santiago.

El segundo tramo, entre el Barranco las Colladas y el enlace con la A-1601, cuenta con una longitud del eje principal de 2,9 km y su ejecución supuso una inversión cercana a los 14 millones de euros. El proyecto comprende la definición de un tramo de autovía de nueva planta con una longitud de 2.850 metros.

La autovía se mantiene sensiblemente paralela a la carretera N-240. El tramo ejecutado se justifica como vía sustitutoria de la N-240 que quedará anegada y fuera de servicio por el recrecido del pantano de Yesa. La traza cruza sobre los cinco barrancos existentes en su recorrido mediante el mismo número de viaductos de dos vanos en el primer caso y uno en cada uno de los restantes, con una distancia media entre apoyos de 36 metros.

La autovía A-21 conectará Pamplona con la futura autovía Mudéjar (A-23) en Jaca, y una vez terminadas formarán un eje de gran capacidad que comunicará el corredor mediterráneo y la cornisa cantábrica. Las mejoras que la autovía supondrá para las comarcas afectadas son la accesibilidad, la seguridad vial y la estructuración de las mismas.

Comentarios