ETA anuncia el fin del terrorismo

ETA

ETA ha declarado, a través de los diarios Gara y Berria, un cese definitivo de su actividad armada y ha realizado un llamamiento a los Estados español y francés a "abrir un diálogo directo" para resolver "las consecuencias del conflicto" y llegar a "superar la confrontación armada".La banda, que se autodenomina en el comunicado como "organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional", afirma que la Conferencia Internacional de Paz celebrada en el palacio de Aiete "es una iniciativa de gran trascendencia política" y la declaración acordada en el encuentro "reúne los ingredientes para una solución integral del conflicto y cuenta con el apoyo de amplios sectores de la sociedad vasca y de la comunidad internacional".

PROCESO DE DIÁLOGO

A su juicio, "es tiempo de mirar al futuro con esperanza, es tiempo también de actuar con responsabilidad y valentía". Por ello, señala que ha decidido "el cese definitivo de su actividad armada", y hace un llamamiento a los Gobiernos de España y Francia para abrir "un proceso de diálogo directo que tenga por objeto la resolución de las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada".

ETA señala que se trata de "una declaración histórica" que "muestra su compromiso claro, firme y definitivo". Por último, insta a la sociedad vasca a que "se implique en este proceso de soluciones hasta construir un escenario de paz y libertad".

ETA EN EL ALTOARAGÓN

Por desgracia también la provincia de Huesca se vio salpicada por el horror de ETA. Fue el 20 de agosto del 2000 cuando murieron dos jóvenes guardias civiles a los que habían puesto una bomba en el vehículo con el que salían a hacer su servicio. Los agentes eran Irene Fernández Pereda y José Ángel de Jesús Encinas.

Unos días antes, agentes de la Guardia Civil explosionaron un coche con cien kilos de explosivo en Benabarre. A lo largo de estos años también se han encontrado algunos “zulos” con explosivos como ocurrió en la zona de la Guarguera en un camino hacia Nocito

También en muchas ocasiones se ha especulado con que la banda terrorista tuviera en el Pirineo Oscense una fuente de paso con Francia. De hecho, el 2 de febrero de 2010 eran detenidos en Jaca Igor Martín, acusado de colaboración con banda armada, y su compañera sentimental, Olaitz Lema Zabala, ambos miembros de la banda no fichados por la policía.

ETA también sacudió con fuerza a la provincia con el asesinato de Manuel Giménez Abad, político del Partido Popular muy vinculado con Jaca, y que fue asesinado el 6 de mayo de 2001 cuando un miembro de la banda le disparó tres tiros por la espalda, dos de ellos en la cabeza. Los servicios sanitarios acudieron inmediatamente al lugar, pero no pudieron reanimarle.

Al día siguiente se celebró una gran manifestación en la capital aragonesa, convocada por todas las fuerzas políticas, en repulsa por el crimen. Sus funerales y sepelio se realizaron en la localidad de Jaca (Huesca), donde había pasado gran parte de su juventud.

En 1997, un atentado fallido de ETA en Sallent pudo acabar en desastre. Un paquete bomba estalló parcialmente en la casa cuartel de la Guardia Civil de Sallent provocando destrozos en este inmueble y en algunos edificios colindantes. Afortunadamente, en esta ocasión no hubo que lamentar daños personales.

El 18 de diciembre de 1996, se desactivó un explosivo en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Ayerbe. Tres años antes, en la madrugada del 16 de diciembre de 1993 los terroristas colocaron un artefacto explosivo en una pared de este cuartel. Sin embargo, los agentes que esa madrugada patrullaban por los alrededores lograron desactivarlo.

En 1989 un libro bomba estalló al sargento Joaquín Bordonaba en Jaca en la Escuela militar.

También Jaca sintió el dolor de los atentados con la muerte de la familia Garrido siendo Gobernador militar de Guipúzcoa en octubre de 1986 Rafael Garrido. El atentado se produjo en el Boulevard donostiarra, en San Sebastián.

Comentarios