Aramon no se va a privatizar

El consejero de Hacienda, Mario Garcés, ha confirmado en el pleno de las Cortes que habrá fusiones entre empresas públicas de la Comunidad, aunque no las ha concretado, y que la Corporación se reducirá "a la mínima expresión" que el Gobierno considere para sostener las necesidades públicas de Aragón.

Así lo ha asegurado en una comparecencia para informar ante el pleno de la situación del sector público empresarial de Aragón a petición del PSOE, en la que sí ha concretado que Aramón no se va a privatizar.

Garcés, tras recordar que la auditoria sobre las cuentas de la Comunidad de la Intervención General que presentó el pasado lunes dedica cien de sus 180 páginas a las empresas públicas, ha avanzado que el Gobierno dispone de un borrador de la reestructuración y que en unos días se hará público.

Ha insistido en que la reestructuración que se puso en marcha la pasada legislatura es un buen punto de partida, pero ha subrayado que hay que dar un paso más porque la situación se ha "agravado considerablemente".

Garcés ha indicado que el Gobierno ha heredado una participación en 102 empresas (una cuarta parte públicas), en algunos casos como "verdaderos rescates políticos" que no tiene sentido mantener, con sociedades excesivamente endeudadas, compañías cuya viabilidad depende de las aportaciones del Ejecutivo y sin que se conozca la plantilla global, aunque sí que hay una "superpoblación" de directivos.

Para actuar, ha reiterado, era necesario conocer la situación y, en ese sentido, ha señalado que de las 27 empresas públicas, solo 7 tienen ganancias, que se ha quintuplicado la deuda comercial en tres años, al pasar de 41 millones a 207, y que la deuda bancaria asciende a 380 millones, más de 340 a largo plazo, lo que constituye una hipoteca "muy dura".

Sin embargo, el portavoz socialista, Javier Sada, ha reprochado al Gobierno que aún no haya tomado decisiones sobre las empresas públicas a pesar de que han pasado cinco meses desde el que PP ganó las elecciones autonómicas.

Ha reconocido que las empresas públicas tienen que adaptarse a la situación económica, y por ese motivo el anterior Ejecutivo PSOE-PAR puso en marcha la reestructuración para reducirlas a la mitad, pero ha opinado que la senda a seguir no es poner en cuestión el modelo, porque es fundamental para el desarrollo y vertebración de la Comunidad a través de sociedades como Aramón, Pla-Za, Suelo y Vivienda de Aragón, Sodemasa o Sirasa.

Para Sada, es "urgente" que el Gobierno tome decisiones sobre la reestructuración de empresas públicas y concrete cuáles se van a fusionar y cuáles desaparecerán.

"Lo que sea, pero tomen decisiones ya", ha insistido Sada, porque el Ejecutivo, ha recalcado, tiene que tomar una determinación aún a riesgo de equivocarse.

José Luis Soro, de CHA, ha criticado especialmente los fines de Aramón, basada en el "ladrillazo", ha dicho, y que no sea posible desenrollar la "madeja" de empresas en las que participa, y también que no se haya podido determinar el número de empleados de algunas sociedades públicas y que la mayoría de consorcios y fundaciones no rindieran cuentas en 2010.

Por su parte, Adolfo Barrena, de IU, ha pedido al consejero que concrete qué empresas van a desaparecer, cuáles se van a fusionar y qué repercusiones tendrá en las cuentas de la administración y en el empleo.

Arturo Aliaga, del PAR, ha subrayado que su grupo ha sido impulsor del sector público empresarial como palanca "clave" para el desarrollo económico de la Comunidad y ha apuntado que "ahí" seguirá, mientras que Yolanda Vallés, del PP, ha mostrado su sorpresa por la petición de explicaciones por parte de los socialistas, porque son lo que deberían conocer la situación.

Comentarios