Satisfacción tras casi dos meses de uso de la rotonda de Coso Real

Desde hace casi dos meses, el tráfico por la avenida Doctor Artero, a la altura del Centro Comercial Coso Real, es más seguro y menos complicado. Todo ello, gracias a la esperada construcción de la rotonda. Además, se ha conseguido más espacio en el recinto de aparcamiento. Los usuarios, satisfechos, destacan sobre todo, lo que se ha ganado en seguridad y rapidez.

Las obras para construir la rotonda comenzaron a mediados del pasado mes de mayo y, a primeros de septiembre, entró en servicio la rotonda para que el tráfico pudiera ya normalizarse en toda esa zona. La empresa Domec, S.L. ha sido la encargada de ejecutar unos trabajos, que tenían un presupuesto cercano a los 389.000 euros. Ahora quedan todavía algunas cuestiones pendientes: acabar de adecentar la rotonda más grande, poner en funcionamiento la iluminación y ultimar algún detalle ya en el aparcamiento del centro comercial, donde aún hay que llevar a cabo la pintura de la señalización en la calzada.

Paralelamente a la construcción de la rotonda, la Junta de Propietarios de Coso Real, aprovechó para que la misma empresa llevara a cabo otros trabajos de adecuación de los espacios del aparcamiento, construyendo dos rotondas en el interior de ese recinto, donde ha quedado una zona mucho más amplia.

La mejora del tráfico, desde la puesta en marcha de la rotonda, es notable, y la seguridad mucho mayor.

La parada del autobús también se sacó del aparcamiento y se trasladó de lugar a la acera del edificio del Seminario. Además, los accesos, con aceras en condiciones, facilitan la llegada de peatones al centro comercial. Con la construcción de una segunda rotonda, más pequeña, también se hace más fácil el cruce con los vehículos que transitan hacia o desde la carretera que lleva al polígono 24, o a la calle de la Marina Española.

Para la realización de esta rotonda fue necesario que se expropiaran terrenos, tanto de la Residencia de las Misioneras del Pilar, como del antiguo monasterio de las Capuchinas, hoy Seminario.

Comentarios