Vilas del Turbón inicia su andadura comercial en la gran distribución

Aragón, Cataluña, La Rioja, Navarra y Comunidad Valenciana son los lugares en los que, progresivamente, agua Vilas del Turbón, va a iniciar su entrada en las líneas de alimentación de las grandes superficies lo cual va a suponer un cambio radical en la estrategia comercial de esta marca que se distingue por una excelencia, tradición y pureza que se han mantenido intactas desde que se envasó, por primera vez, en 1.932.

Este es el motivo por el que, el agua del manantial del macizo del Turbón lanza, su agua de siempre, en un nuevo y original envase PET y con nuevo etiquetado.

La compañía prevé que, con la comercialización del nuevo envase, a través de los lineales de la gran distribución alimentaria, Vilas del Turbón cerrará 2011 con un aumento del 40% de las ventas.

Es por la aceptación creciente por lo que, la compañía ha optado, finalmente, por hacer llegar a un mayor número de hogares las propiedades de esta agua sin renunciar a la excelencia y sus beneficios.

Para entrar con éxito, en la gran distribución de alimentación, la firma ha desarrollado un envase en pet (de un litro y medio), en el que destaca, el nuevo diseño que se ha centrado en facilitar su utilización por parte del consumidor. Se trata de un formato cómodo y práctico que permite un fácil almacenamiento y manejo en el hogar.

También se ha renovado el etiquetado para transmitir los valores fundamentales de la marca como son la pureza, sus propiedades saludables y su respeto al medioambiente.

En estos momentos, agua Vilas del Turbón ha entrado ya en el mercado chino, siendo el próximo paso, el mercado americano y formando pate éstos de un amplio proyecto de exportación del producto.

Fue en 1.908 cuando Manuel Campo, farmacéutico y vecino de Huesca, identificó las virtudes de estas aguas. En 1.932 se envasó por primera vez agua del manantial que, unos años después, fue declarada agua minero medicinal.

Comentarios