José Luis Pueyo hace balance de su primer mes al frente de la parroquia de Monzón

El nuevo párroco de Monzón, el montisonense José Luis Pueyo, hace un balance positivo de sus primeros días en la capital mediocinqueña. Asegura estar poniéndose al día y cogiendo el ritmo a las diversas actividades, una tarea que le está resultando más fácil gracias al apoyo de los numerosos colaboradores.

Pueyo se incorporaba en la parroquia de Monzón en septiembre de este año, durante las fiestas de San Mateo. Su llegada coincidía con la marcha de su antecesor en el cargo, José Huerva, así como la de Mosen Amadeo Elcoso, sacerdote de la Iglesia San José. Desde entonces, la parroquia está gestionada por tres sacerdotes: el propio Pueyo, Hugo Adán y Luis Elbin.

Esta institución está compuesta por tres centros de culto: la Catedral de Santa María, la Iglesia de San Juán y la de San José. Aunque Santa María es la iglesia madre de la Diócesis y José Luis tiene una mayor dedicación en este templo, según explicaba, los tres sacerdotes son corresponsables de las tres iglesias y pueden ir de un sitio a otro, ya que no tienen exclusividad.

Antes de incorporarse en Monzón, Pueyo estuvo ejerciendo el sacerdocio durante 9 años en Sancti Spíritus, una ciudad cubana situada en el centro de la isla, que define como hermosa y con gran sabor español. El párroco solo tiene buenas palabras de esta etapa; asegura sentirse muy identificado con los cubanos, a los que siente como parte de su familia. Asimismo, dice que la Iglesia cubana está muy viva, y aunque es una minoría, es una voz muy respetada y escuchada.

En cuanto a su llegada a Monzón, dice que ha vuelto a sus orígenes. Está muy contento de estar en casa, ya que es la comunidad donde están sus seres queridos y también se siente querido, pero a la vez, afirma tener una responsabilidad mayor.

Comentarios