Despedida de la despierta en Graus

Durante todo el mes de octubre, el sonido de la campana y los cantos de la despierta han estado acompañando las madrugadas de los domingos en Graus. Se trata de la despierta del Rosario de la Aurora que finalizaba en la madrugada del 31 al 1. El “farolé” que acompaña a este acto se guardará hasta que llegue el mes octubre del próximo año.

Es una antigua tradición que, a día de hoy, continúa celebrándose y que se caracteriza por su hora de inicio, las 05.00 de la madrugada. Los cantos, el sonido de la campana que marca las paradas y el “farolé” de dos velas con el que se alumbran son las características principales, junto al frío, de esta tradición que recorre las calles de Graus.

La tradición continúa con una treintena de personas que se han estado reuniendo estas madrugadas para entonar los cantos de la “despierta”, los cuales se leen de un libro en el que están anotadas las estrofas de diferente temática, como por ejemplo, los dedicados a la orden de los dominicos, creadora de la cofradía. De hecho, sólo los cantos a la Virgen del Pilar en la madrugada del 12, y los del Día de Todos los Santos son inamovibles.

Esta “despierta” tiene como objetivo avisar a los grausinos de que va a comenzar el Rosario de la Aurora y la procesión con la Virgen.

Se tienen datos de que, esta cofradía, la de la Virgen del Rosario de la Aurora, ya existía antes de 1846, año en el que nació la “despierta” pero que, a causa de la II Guerra Carlista, se decidió esconder todos los documentos que, a día de hoy siguen sin aparecer. En 2003, las mujeres pudieron formar parte de esta tradición como cofrades.

Comentarios