El asentamiento del camino de Jara se ha duplicado en 9 años

En el año 2002 el Ayuntamiento de Huesca construyó 8 viviendas en el llamado camino a Jara, en la carretera de Apiés. En ese momento fueron ocupadas por 31 personas, pero los últimos datos, del año 2010, hablan de 74 residentes habituales, y de ellos más del 60% son menores.En nueve años la población ha pasado a ser más del doble, las viviendas se han deteriorado y una sola familia se ha integrado en el casco urbano de Huesca.

Los asentamientos chabolistas de Huesca no paran de crecer. La ciudad cuenta con tres enclaves de estas características. La loma de las Mártires, junto al polígono de la Magantina y en el camino de Jara. Allí en el año 2002 el consistorio invirtió 50 millones de pesetas para la construcción de 8 viviendas que hoy siguen en pie y que albergan al doble de habitantes. Aunque los resultados son difíciles de ver, desde hace muchos años los servicios municipales tienen en marcha un proyecto de realojo que trabaja en labores educativas y de formación.

Otro asunto a destacar es el porcentaje de menores que viven en el asentamiento de camino de Jara. De los 74 habitantes, 47 son menores, un 61%. Para ellos también hay un proyecto de inclusión social.

Es una tarea difícil. Como parte negativa destaca la degradación del entorno y la proliferación de construcciones inestables anexas a las viviendas. El balance del consistorio destaca como elemento positivo la escolarización o el traslado de los propios habitantes para hacer, por ellos mismos, algunas gestiones en la ciudad.

El Ayuntamiento tiene sobre la mesa una realidad creciente, la de los asentamientos chabolistas.

Respecto a la reubicación de las chabolas de las Mártires, la nueva concejal de Servicios Sociales, Marta Escartín, habla de la intención de reubicarlos, pero no se dan fechas ni actuaciones concretas.

Comentarios