La crisis pone en jaque la fórmula de financiación público-privada

La coyuntura económica en la que se encuentra el país y la situación financiera de los bancos ha sido uno de los principales motivos de que la fórmula de colaboración público-privada, que iba a permitir financiar las obras de la A-21, no esté funcionando como se esperaba. Éste era uno de los argumentos esgrimidos por el secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras, Víctor Morlán, durante su visita a Huesca.

Audio sin título
Audio sin título

Otra de las dificultades añadidas, explicaba, es el tipo de obra que se plantea, y que las entidades financieras acepten que ese proyecto se puede financiar. En la actualidad se está pendiente de la construcción de varios túneles, cuya inversión siempre suele ser un riesgo difícil de asumir. Motivo por el que el Ministerio de Fomento ha decidido recuperar el tramo Santa Cilia-Jaca, de 9 kilómetros.

En la actualidad, ha defendido Morlán, “no se trata de no querer hacer, sino de que no hay condiciones técnicas y económicas para que se haga”.

También reconocía que Navarra va mucho más adelantada en la ejecución de las obras, que está previsto que concluyan en enero de 2012; mientras que en Aragón sólo se han puesto en servicio dos de los ocho tramos de la autovía que unirán Jaca con Pamplona. A principios de 2012 se espera abrir un tercer tramo correspondiente al límite Navarra/Zaragoza - Tiermas.

Morlán explicaba, además, que la fórmula financiera de la comunidad foral, diferente a la del resto del Estado, les otorga una mayor autonomía y les permite acelerar este tipo de obras. No obstante se está en contacto con las autoridades navarras para que la conexión entre el tramo de la A-21, que llega al límite con Aragón, y las carreteras de la provincia sea buena y fluida.

Comentarios