Muere un soldado español en Afganistán

El fallecido es un sargento de 35 asños, natural de Córdoba, padre de un hijo y destinado en el Regimiento de Vitoria. Se trata de Joaquin Moya Espejo.

El suceso se ha producido al noroeste de Ludina, cuando una unidad del Ejército Afgano estaba desplegada en una loma, junto al equipo de mentores españoles y un equipo de tiradores de precisión que protegía a las unidades que progresaban por el valle. En ese momento han recibido lo que se llama "fuego hostil" desde una posición lejana, y el sargento primero, que iba equipado con chaleco antibalas, fue alcanzado en el tórax por un disparo. Un helicóptero lo ha evacuado a un Hospital pero ha fallecido en el trayecto.

El fallecido tenía un hijo y estaba destinado en el Regimiento de Infantería Garellano 45, con sede en Vitoria. Sus familiares ya han sido informados de su fallecimiento. Se trata, según Defensa, del primer militar español fallecido por arma de fuego durante un ataque en los casi diez años de participación de las Fuerzas Armadas españolas en la misión de Afganistán, iniciada en enero de 2002. Con él, son 97 los militares españoles fallecidos en Afganistán, y también han muerto dos intérpretes. De los 97 militares fallecidos, 79 fueron en accidentes aéreos (Yak-42 y Cougar), catorce en ataques de los insurgentes (doce de ellos con artefactos explosivos improvisados o IED''s), dos en accidentes de tráfico y dos por causas naturales.

La ministra de Defensa, Carme Chacón, se trasladará en las próximas horas a Afganistán, acompañada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez, para recibir información de primera mano sobre el suceso y acelerar los trámites de repatriación del cuerpo del militar fallecido. Chacón ha suspendido por esta razón el viaje que tenía previsto hacer este lunes a la isla de El Hierro.

Las tropas españolas tienen previsto empezar a regresar de Afganistán en el primer trimestre de 2012 si se cumple el calendario previsto.