La caza como reclamo turístico de la Ribagorza

El patrimonio, la cultura o la ganadería son algunos de los motivos por los que, cada año, miles de personas visitan la Comarca de la Ribagorza. Durante la temporada de caza, en especial, la de jabalí, también son muchas las personas que visitan este territorio para disfrutar de esta actividad en los numerosos cotos de la zona.

Ejemplo de ello es el coto perteneciente a la Sociedad de cazadores de Panillo. En él, no son sólo vecinos de los núcleos del término municipal de Graus los que participan, también hay otros miembro provenientes de otras comunidades autónomos.

Los principales motivos por los que los turistas se acercan a cazar en la Ribagorza son tanto por la abundancia de especies, como corzos, jabalíes, perdices o liebres, como por los terrenos en los que se encuentran los cotos, muy frondosos.

En una zona como la de la Ribagorza, son muchas las personas que practican la caza, sobre todo, porque siempre se ha entendido como una forma de vida y, aunque ahora no lo sea tanto, una necesidad, sobre todo, en el medio rural.

Aún así, los tiempos han cambiado y la forma de caza también. Desde esta Sociedad de cazadores, su presidente, Jesús Puy, nos explica que antes era más común la caza menor y ahora lo es la mayor. Además, se ve cómo la gente, cada vez tiene un mayor desconocimiento del medio en el que se desenvuelve.

Sobre la polémica de que sean las sociedades las encargadas de hacer frente, a través de sus seguros, de los accidentes entre vehículos y jabalíes, en este caso explican que no debería ser así, ya que el hecho de que haya un coto, aunque sea a un kilómetro de distancia, no implica que ese animal salga de él. Como ejemplo se pone el tramo entre los cruces de Benabarre y La Puebla de castro, en la N – 123ª, donde existe un coto pero también se halla la ribera del pantano, donde hay jabalíes que bajan a beber.

Comentarios