"Tempestades", un nuevo reto para los esquiadores de Aramón Cerler

Cerler Tempestades pista

La estación benasquesa del grupo Aramón estrena una nueva pista esta temporada; “Tempestades”. Más de un kilómetro de longitud y 300 metros de desnivel, amplían la oferta del sector de Gallinero, consolidando esta zona como el lugar privilegiado para los descensos de alto nivel. Además, la pista ofrecerá unas excelentes vistas de los picos Aneto y Maladeta debido a su localización en el valle de Ampriu.

El nuevo recorrido, señalizado como pista roja aunque con un alto nivel de dificultad, partirá desde Perdiz Blanca, pasando por debajo de las pilonas del remonte y terminará en el inicio del telesilla de Gallinero, alcanzando una cota superior de 2.445 metros.

“Tempestades” conserva el carisma de Gallinero porque no se ha modificado, en ningún aspecto, la orografía del terreno. El descenso se realiza por la falda natural de la montaña y da acceso muy directo al telesilla, de forma que el esquiador podrá subir y bajar por la misma tantas veces como desee. Además, este recorrido es una alternativa más asequible del sector Gallinero, conocido por ofrecer tramos de alta dificultad sólo aptos para esquiadores expertos.

El nombre de la nueva pista tiene un cariz especial al haber sido elegido por votación en un concurso que Aramón Cerler abrió a los fans en su página de Facebook. La inauguración de la nueva pista correrá a cargo del ganador del concurso de Facebook que acompañado del director de la estación realizarán el primer descenso de “Tempestades”, antes de que se abra al público.

El sector Gallinero empezó siendo, solamente, una pista. Hoy en día se ha convertido en una gran área de esquí, que distingue a Aramón Cerler del resto de estaciones del país por su altura, por su desnivel y por su capacidad de albergar pistas azules, rojas y negras. Un verdadero reto entorno a un solo remonte y un solo sector.

Desde su cima arranca la pista “9Km”, el descenso más largo de España en un recorrido único, adecuado a cualquier esquiador de nivel medio, que permite descender desde lo más alto de la estación, a 2.630 metros, hasta la cota mínima, situada en El Molino, a 1.500 metros de altitud.