Obras para reparar totalmente el tejado de la iglesia de la Compañía

La Iglesia de San Vicente el Real, de Huesca, más conocida como La Compañía, ve cómo se está reforzando la cruz de su tejado, ya que corría cierto peligro. Los jesuitas, responsables de este templo, han emprendido una segunda fase de los trabajos de rehabilitación de la cubierta, que ya supusieron el inicio del arreglo hace unos meses, siguiendo un proyecto del arquitecto Joaquín Naval.

En esta ocasión, como las argamasas que unían la cruz se han ido deteriorando, había de reforzarlas. Se va a aprovechar también para reparar el lucernario y cambiar unas pocas tejas, que se encontraban en mal estado. Además, se cerrará el campanario, para evitar que las palomas entren en él, se cambiará la ventana más alta que da al Coso, que estaba rota, y se volverá a poner la veleta, que ha sido reparada y pintada.

Al tiempo que se llevan a cabo estos trabajos, que no ocuparán más allá de dos o tres días, se colocará una "línea de vida", que permita que cada año se pueda hacer una pequeña revisión. Esto evitará que vuelva a suceder, que pasen 30 ó 40 años sin que se haya actuado. En este caso, se han encontrado con que la cubierta de latón, que había en el tejado, debió de rajarse hace tiempo, lo que suponía el deterioro de la argamasa. Además, han hallado algún agujero de bala, que databa de la Guerra Civil, y por el que entraba agua, que también estaba contribuyendo al deterioro del tejado. Los jesuitas estudian también cómo reponer, en la hornacina de la fachada, la estatua de San Vicente, que en la actualidad se encuentra tan erosionada, que no tiene ni rostro.

Todas estas reparaciones se unen a la construcción, que se llevó a cabo de una rampa de acceso para personas con discapacidad, personas mayores o con cualquier otro tipo de dificultad. dentro de las obras pertenecientes al Fondo Estatal de Inversión Local, con un presupuesto de algo más de 107.000 euros.

Comentarios