Juan Carlos Ara: “Quién se preguntó por primera vez quién era Costa fue él mismo”

Juan Carlos Ara Congreso Costa Graus

El investigador Juan Carlos Ara cerraba las jornadas de “El legado de Costa” con una conferencia, abierta a todo el público, en la que presentó al Costa que ha descubierto, tras tres años, de investigación y estudio de sus diarios. El libro, que recoge las memorias del ilustre altoaragonés, probablemente, verá la luz a primeros de Diciembre.

Audio sin título
Audio sin título

Ara indicaba que la labor había sido una ardua, sobre todo, con las anotaciones, puesto que, Costa comenzó a escribir sus diarios con 17 años, mostrándose ya entonces como un hombre con un carácter duro.

Algo tiene Costa que apasiona, indicaba el investigador, que situaba el origen de las memorias en que fuera el propio Costa qel primero en preguntarse quién era. Ara señalaba que fue, también, una manera de reproducir la costumbre de su padre.

Para Ara, los diarios eran para Costa un monólogo, en el que hablaba en primera persona, pero además un memorandum y una agenda de uso diario que, incluso, llegó a utilizar para solventar algunos conflictos.

De las páginas de sus memorias se desprende también lo mal que Costa llevaba sus orígenes humildes, sobre todo, cuando llega a la casa de su protector en Huesca donde se siente protegido de segunda fila. De ahí que, con el paso de los años decidiera acabar con la oligarquía y el caciquismo.

Los diarios descubren a un Costa solitario, que trabajaba dieciséis horas al día y no tenía amigos a excepción de los compañeros de colegio o universidad, que o desaparecen o se convierten en rivales, pero necesitado de tutela y protección de sus padres, de Hilarión Rubio, con el que acabará ajustando cuentas, o José Salamero

En cuanto a la relación con las mujeres, la madre de Costa, apenas aparece en sus memorias y la relación con Conchita Casas, la hija de su antiguo profesor Serafín, una relación, decía Ara, casi “notarial”. Reivindicaba, Juan Carlos Ara, las figuras tanto de Isabel Palacín, como de su hija, María Costa.

El libro que se editará a principios de Diciembre y que descubre un Costa de carne y hueso, decía Ara, ha sido posible, no sólo porque la familia de Costa lo ha permitido sino porque se han conservado los textos que han dado a conocer muchos aspectos de la infancia y adolescencia de Costa.

Comentarios