Puxeu destaca el papel de Costa en el impulso de la política hidráulica orientada al regadío

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid homenajeaba al oscense Joaquín Costa, estudioso de las obras hidráulicas del siglo XIX y defensor de la gestión pública del agua. El decano de dicha institución, Miguel Ángel Carrillo, definía a Costa como “un gran buscador de ideas, que sirvieron para que el mundo hidráulico y los ingenieros de caminos tuvieran un desarrollo importante”.

En la jornada dedicada a Costa también participaba el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, quien subrayaba el impulso a la política hidráulica orientada al regadío que Joaquín Costa dio con sus políticas regeneracionistas. “Figuras como Costa cobran valor en estos momentos; un hombre valiente que apostó por asumir riesgos. En tiempos complicados donde tantas cosas están en riesgo, lo habitual es tener actitudes confusas, por lo que tenemos que admirar, estudiar y aprender de Costa”, añadía.

Durante la inauguración, Puxeu destacaba además la importancia del uso de las nuevas tecnologías de gestión del agua, que permiten un mayor ahorro y una eficiencia energética en un sector, como el agrario, que es el primer usuario de recursos hídricos.

Puxeu incidía también en el carácter estratégico del regadío para España por lo que, ante las perspectivas negativas fruto del cambio climático, la futura Política Agrícola Común (PAC) debe contemplar su modernización y comprometerse con una adecuada gestión de dos recursos escasos como son el agua y el suelo.

El presidente de la Asociación Nacional de Constructores Independiente (ANCI) y ex ministro de Agricultura, Jaime Lamo de Espinosa, destacaba la pasión de Costa por las obras hidráulicas. "Universitario, historiador, jurista, notario, letrado de Hacienda, profesor de la Institución Libre de Enseñanza, enciclopedista, conferenciante, un enamorado de su tierra, Aragón; de su comarca, La Litera; y de su río, el Ésera, que fue parte de su vida y que le inspiró todas las ideas que aportó sobre política hidráulica”, señalaba.

Lamo de Espinosa destacaba que con Joaquín Costa nació la política hidráulica. Además, su discípulo, el también aragonés Manuel Lorenzo Pardo, dio origen, junto al Conde de Guadalhorce, a las confederaciones hidrográficas y al principio de unidad de cuenca. “Se construyeron obras de regadío por toda España. En la época de Costa no había más de un millón de hectáreas regadas y hoy existen 3,8 millones, 1.700 grandes presas, 105.000 hectáreas regadas en el Canal de Tamarite, hoy llamado de Aragón y Cataluña. Es una herencia que Costa nos ha dejado para los años futuros”, señaló.

En el acto de homenaje “Joaquín Costa y los ingenieros de Caminos coetáneos” también participaba el historiador Fernando Sáenz Ridruejo; el presidente de la Fundación Aguiló, Miguel Aguiló, y el presidente de la Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid y decano del Colegio de Abogados de Madrid, Antonio Hernández-Gil, quien señalaba que Joaquín Costa fue “un profundo conocedor de la historia, del pensamiento sobre instituciones jurídicas y la propuesta de filosofía política y social de todo el mundo”.

Por su parte, Fernando Sáenz Ridruejo explicaba que varios ingenieros de Caminos influyeron en las ideas de Costa. “La necesidad de regar y construir grandes presas le viene de Teodoro Bergnes de las Casas; Mariano Royo propuso que los canales fueran construidos por el Estado; el turolense Ramón García propuso restablecer las Divisiones Hidrológicas. Además, el Canal de Tamarite fue la obra más exitosa que se promovió por el empuje de Costa”.

Miguel Aguiló aseguraba que “resulta difícil saber cuánto influyó Costa en las obras hidráulicas y cuánto le influyeron a él, pero lo cierto es que en su época se empezó a pensar en serio sobre la necesidad de las mismas. De hecho, la cantidad de pantanos y obras en España aumentó tras la influencia de Costa”.

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid se creó en 1979 y está integrado por 9.500 ingenieros.