Saturnino López Novoa

SATURNINO LÓPEZ NOVOA

Roberto Pac

De niño siempre me extrañó la presencia de monjas en la Plaza Lizana: hábitos negros como el hollín, rostros blancos como la nieve de Guara…, y mi imaginación siempre me jugaba una mala pasada, pues hacía traspasar los sentidos del miedo entre juegos inocentes. Siempre en fila, una tras otra, en forma desigual y alegres a la vez, aparecían de repente.

He tenido que llegar a la plenitud de mi vida para saber el por qué de dichas visitas a esta plaza.

Un día de este junio tan caluroso, como el hogar encendido de brasas en el invierno, el día que se celebraba San Roberto, bajo mi atrevimiento de preguntar y, sin sentir miedo, ¡pobre de mí! Unas monjitas me comentaron el por qué de sus visitas a esta plaza, tan peculiar que es Plaza Lizana.

Con su respuesta enfática del que cree, y sus ojos alegres y saltones del momento, me dijeron que en el número 12 vivió durante años su fundador, D. Saturnino López Novoa, y… pensé: ¡qué incultura ha rodeado mi vida, que ni saber tal historia!

D. Saturnino fundó a las Hermanitas de Ancianos Desamparados, es venerable, pronto… Beato, y… posiblemente Santo de altares, y además para recochineo de no creyentes cayó un rayo en su alcoba mientras dormía y sobrevivió a la catástrofe.

Mi imaginación me hacía pensar cuántos años D. Saturnino debió ver pasar los Danzantes de Huesca, las procesiones, qué sé yo…

Pero ¡qué gracia! Busqué una placa en dicho edificio, pues igual durante años se me había pasado, pero… ¡nada!, debió caerse hace mucho tiempo o quizás nunca se colocara.

Probablemente este sea un buen momento, en el segundo centenario de su muerte, que se coloque esa placa para conocimiento de todos los oscenses.

Roberto Pac

Comentarios