Huesca quiere ser sostenible

Este lunes se desarrollaba en Huesca la Jornada de Movilidad Sostenible. Una iniciativa para conocer experiencias de otras ciudades, a través de técnicos de los ayuntamientos de Pamplona, Vitoria y Burgos. Hacer de Huesca una ciudad en la que el peatón cobre protagonismo, es una apuesta clara del equipo de gobierno, que no va a dudar en “copiar” ideas de otras localidades que han tenido éxito en este sentido.

En el encuentro se conocían experiencias de movilidad llevadas a cabo en otras ciudades. Todas ellas han trabajado para conseguir un espacio urbano de calidad y una ciudad saludable, en la que el peatón es el protagonista y en la que el ruido y la contaminación disminuyen.

Más carril bici, mejorar el transporte público o peatonalizar el centro son algunas de las medidas llevadas a cabo en estas ciudades, dentro de sus planes de movilidad.

En cualquier caso, un plan de movilidad no hay que entenderlo como una serie de calles peatonales si no como un concepto global. Se trata de crear otro modelo de ciudad, no centrado en el vehículo privado. A partir de ahí, se pueden determinar actuaciones concretas.

Los ponentes explicaban, en sus diferentes ejemplos, que no ha sido una labor fácil, con acciones no siempre entendidas por la ciudadanía pero que, al final, han aportado mayor beneficio a sus ciudades.

Coincidiendo con la Jornada de Movilidad, se formalizaba el Pacto de Movilidad, que contiene las líneas maestras de lo que se quiere para Huesca. En este texto hay una apuesta clara por el proceso de peatonalización y la mejora de la accesibilidad. Pese a que todavía no se puede hablar de plazos, se espera que en el mes de diciembre esté listo el pliego para encargar el documento técnico a una asesoría externa.

Los costes para elaborar un plan de estas características, en otras ciudades, rondan los 150.000 euros. El consistorio está pendiente de una subvención del Gobierno de Aragón.