Visto para sentencia el juicio por un delito de Injuria hacia el Intendente de la Policía Local

Este viernes, 2 de diciembre, se celebraba el juicio por un delito de Injuria entre elIntendente de la Policía Local, Alberto Edroso, y el secretario territorial de servicios públicos de UGT, José María Allué. Edroso acusa a Allué de Injuria por unas declaraciones que se remontan a mayo de 2009. Tras las declaraciones de los implicados y de varios testigos, el juicio ha quedado visto para sentencia.

Los hechos se remontan a 2009, el Intendente de la Policía Local acusa a Allué de haber atentado contra su honra a través de unas declaraciones, hechas por el sindicalista, a los medios de comunicación, en las que hablaba de trato arbitrario y discriminatorio, por parte de la Jefatura de Policía.

En el juicio se intentaba esclarecer si esas declaraciones estaban dirigidas a una persona en concreto, Alberto Edroso, o a la Jefatura en general, además de si esos comentarios estaban justificados.

Para ello, la acusación presentaba un informe psicolaboral, encargado en 2009 por el ayuntamiento sobre la situación del consistorio y, en especial, de la Policía Local. Dicho informe estableció que, entre los agentes, había cierta carga mental pero que es algo inherente a su puesto de trabajo. Las relaciones las definía como correctas y saludables.

Por su parte, la defensa presentaba las declaraciones de varios testigos, agentes de la Policía Local, que aseguraban haber recibido trato discriminatorio y haberse sentido acosados. El acusado aseguraba que él simplemente fue la voz pública de los afectados.

La acusación entiende que, en esa rueda de prensa, no se hizo una crítica sana si no que se imputaron una serie de actuaciones muy graves, incluso motivo de delito. La defensa, por su parte, cree que esa información que se mostró había llevado un proceso previo de veracidad.

Comentarios