Maquinaria de la Azucarera Española en Monzón todavía se exhibe en Sevilla

maquinaria azucarera

La Azucarera se instalaba en Monzón en 1924 y estuvo operativa hasta 1968, siendo la primera gran empresa de la localidad dando trabajo a mucha gente. La ciudad conserva espacios como el parque, la chimenea o la nave de la Azucarera(Pulpa) como recuerdos de su presencia. De hecho la puerta de acceso al recinto se mantiene, a pesar de la remodelación y transformación que ha sufrido este espacio.

Curiosa resulta la historia de algunas de las máquinas utilizadas en Monzón, como es el caso del grupo electrógeno a vapor Van Der Kerchove, más conocido como la Máquina de vapor, fue construido en Bélgica en 1920, siendo capaz de producir electricidad. Era uno de los contenidos del Pabellón de los Descubrimientos de la Exposición Universal de 1992 de Sevilla. Tras el incendio de este pabellón la máquina fue colocada en el exterior, junto al Pabellón de la Navegación, quedando abandonada.

En 2008, cuando todo apuntaba a su demolición, la Fundación Cajasol la cedió al COIIAOc y tras realizarse las gestiones necesarias fue trasladada a la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Sevilla( ETSI), donde fue colocada sobre un pedestal y rodeada de una valla para su protección.

En el pedestal sobre el que se encuentra, dos placas nos cuentan su historia: en la superior, de 1992, se leen sus usos, en la azucarera de Monzón de Río Cinca (1924-1968) y en la del Guadalete, de Jerez de la Frontera (1968-1972) y en la inferior, de 2009, se lee como fue recuperada y puesta en valor gracias a la colaboración del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental, la Fundación Cajasol y la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla. Esta es una de las tres que se conservan en España.

Otro elemento que se conserva es la locomotora que enlazaba la fábrica con la línea férrea de Zaragoza a Lérida.

La locomotora inicialmente prestaba servicio al amparo de la entidad Buenos Aires Harbour Works con el número 125 hasta ser adquirida por la empresa constructora del Ferrocarril Santander-Mediterráneo, Anglo Spanish Construction, donde llevaría el número 7, que conservaría al incorporarse al parque de ese ferrocarril, aunque posteriormente le sería cambiado por el 27.

Adquirida por la SGAE, en principio fue destinada a la Azucarera de La Puebla de Híjar, en Teruel y, por último a ésta de Monzón de Río Cinca. En ambas azucareras llevó la denominación SM-27.

Actualmente, se encuentra expuesta en un parque público de la localidad gaditana de San Fernando.

Comentarios