El buen tiempo acompañaba a los montisonenses en la celebración de Santa Bárbara

Al margen de la actividad deportiva, la festividad de Santa Bárbara se veía acompañada por un excelente tiempo que suponía que los montisonenses disfrutarán de la procesión y el ‘”Bautizo del Alcalde”, que, por primera vez, se celebraba siendo la máxima responsable de ña ciudad una alcaldesa, Rosa María Lanau.

La jornada se iniciaba con la procesión de Santa Bárbara en los alrededores de Santa María y contaba con la presencia de las cofradías, la corporación y el párroco, José Luis Pueyo, quien presidía la misa.

Por la tarde el Grupo Trotamundos representaba el “ Bautizo del alcalde”, antes que desde los balcones municipales se lanzarán caramelos.Recordamos que esta festividad hay que situarla en el siguiente contexto: la Guerra de Secesión estalló en 1640 al levantarse Cataluña contra la corona de Felipe IV. Francia apoyó a los catalanes y mandó un ejército, al mando del mariscal de la Motte, para conquistar Barcelona. Antes de llegar a esta ciudad, los invasores ocuparon Monzón y la zona oriental de la provincia a mediados de 1642. Pasados unos meses, las tropas castellanas reaccionaron y reconquistaron el castillo y su entorno el 4 de diciembre de 1643. Como tal día es el de Santa Bárbara, el clero y el pueblo nombraron a esta santa abogada y patrona de Monzón. Y se institucionalizó una fiesta.

Los monzoneros que volvieron del destierro al que les condujo la guerra echaban en falta una autoridad y eligieron espontáneamente a uno de ellos como alcalde, y dado que el señalado era de ascendencia morisca, el estamento eclesiástico aconsejó su conversión al cristianismo. El llamado a presidir el Ayuntamiento aceptó la condición y la pila bautismal resolvió el problema. Ya bautizado, lanzó dulces y frutos secos desde los balcones de la Casa Consitorial al vecindario reunido en la plaza, y la celebración se ha venido repitiendo cada 4 de diciembre. El historiador Francisco Castillón Cortada apunta una segunda versión: el primer niño que nació en Monzón después de la guerra era el hijo del alcalde, y su bautismo fue motivo de fiesta en la plaza. El padre, agradecido, agasajó con dulces y frutos secos a los que se acercaron a felicitarle. No hay documento que dé validez a una y se la quite a la otra.

También, destacaba la exposición filatélica del Grupo Joaquín Costa dedicada al centenario de la muerte de Costa y la llegada del tren a Monzón, hace 150 años.

Comentarios