El Tota Pulchra volverá a sonar en la Catedral de Huesca

Virgen Inmaculada Huesca

Este miércoles, en la víspera de la festividad de la Inmaculada, tendrá lugar en la Catedral de Huesca, como cada año, la celebración de la ceremonia secular del Tota Pulchra. Se trata de uno de los actos religioso-culturales más solemnes y tradicionales, que se celebran en la Seo oscense. Será a las 19:00 horas. Asistirán, un año más, el Cabildo Catedral y Municipal, y una representación del Claustro de Profesores del Instituto Ramón y Cajal, heredero de la antigua Universidad Sertoriana de Huesca.

Tras una procesión por el interior de la Catedral, durante la que se cantará Ave Maris Stella, ante el altar de la Inmaculada, se cantan la Antífona Tota Pulchra es María, con música de Giovanni Cesare Aldea, a 4 voces mixtas, sólo de tenor y acompañamiento de orquesta y órgano, y la Salve gregoriana, conocida como Solemne. Al finalizar, se realizará otra procesión hacia la Sacristía de la Catedral, por parte de los cabildos Catedral y Municipal y las autoridades académicas del IES Ramón y Cajal, mientras se canta el Magnificat.

El acto del Tota Pulchra conmemora el voto que la ciudad de Huesca hizo, siglos atrás, de defender el dogma de la Inmaculada Concepción de María.

A este respecto, desde el Instituto Ramón y Cajal se ha indicado que, con su presencia, se mantiene así una larga tradición que se inició con la supresión de la Universidad de Huesca, (también llamada Universidad Sertoriana), en el año 1845 y la creación de un Centro de Segunda Enseñanza, que se convertiría en heredero de parte de los bienes y tradiciones de la antigua Universidad y que en la actualidad, tras varios cambios de denominación, es el IES Ramón y Cajal. El Claustro ha estado siempre representado en el Tota Pulchra por sus autoridades académicas y lo seguirá haciendo mientras la ciudad de Huesca no tenga su propia Universidad, para devolverle un legado que le correspondería recuperar. Desde el Instituto Ramón y Cajal se recuerda que para ese centro es un orgullo ser los depositarios de una larga y popular tradición religiosa-cultural de esta ciudad.

Este acto tiene lugar en una de las capillas absidiales, dedicada a la Inmaculada, a la que acceden las tres instituciones, siguiendo un protocolo habitual. Al terminar el acto religioso, los representantes de dichas instituciones comparten unos minutos de charla (alrededor de unas pastas y vino), en la sacristía de la Catedral.

Comentarios