Milián afirma que el tema de los bienes "no le quita el sueño pero le preocupa"

Alfonso Milián, que cumple siete años como obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón, ha afirmado que el asunto de las 112 obras de arte le preocupa y ha señalado que “la iglesia no ha sabido estar donde tenía que estar y ejecutar las decisiones y sentencias”. Milián ha recordado que ahora existen otros inconvenientes que impiden la devolución puesto que el obispo de Lérida reconoce que la propiedad es de Barbastro-Monzón.

Audio sin título

El Nuncio de Su Santidad en España marcó el plazo de un año para la solución del conflicto, tras la entrevista con la presidenta de Aragón. Milián no ha fijado fechas pero ha indicado que están trabajando con “tenacidad y esfuerzo” para buscar una solución.

Alfonso Milián tomó posesión el 19 de diciembre de 2004 como nuevo obispo de la diócesis de Barbastro-Monzón en la catedral de Barbastro, en un acto presidido por el entonces Arzobispo de Zaragoza, Mons. Elías Yanes, como Arzobispo Metropolitano. Milián sustituyó a Juan José Omella que fue nombrado obispo de la diócesis La Calzada y Calahorra-Logroño.

El obispo de Barbastro-Monzón se ha mostrado muy agradecido por la colaboración de los sacerdotes y de los barbastrenses y ha recordado que llegó con el impacto de los mártires de Barbastro.

En la ceremonia participaban doce obispos y los abades mitrados de los monasterios de la Oliva, Leire y Poblet, además de los vicarios generales de las diócesis de Aragón, Presbiterio Diocesano y un número destacado de sacerdotes.El Santo Padre nombraba a mediados del mes de noviembre de 2004 al aragonés, Alfonso Milián Sorribas, Obispo Auxiliar de Zaragoza, nuevo obispo de la diócesis Barbastro-Monzón.

Alfonso Milián nació en la localidad turolense de La Cuba el 5 de enero de 1939. Fue ordenado sacerdote el 25 de marzo de 1962 y ordenado Obispo en la Basilica del Pilar el 3 de diciembre de 2000. Es licenciado en Teología Cataquética por la Facultad de Teología de San Dámaso( Madrid). Ha trabajado en parroquias rurales de la Diócesis, así como también en la capital. Ha sido delegado de Cáritas, consiliario diocesano del movimiento junior, delegado diocesano de apostolado seglar y de pastoral vocacional y consiliario de Manos Unidas.

Entre 1982 y 1990 fue Vicario Episcopal de la Vicaria IV y desde 1996 Vicario de la Vicaría II. En la actualidad pertenece a la Comisión Episcopal de Pastoral Social y es el Obispo Delegado de Cáritas Nacional. En Aragón tiene encomendada la misión de acompañar a Cáritas Regional y a la Comisión Regional de Misiones. Es el Consiliario de Manos Unidas para Zaragoza.

Comentarios