La iglesia de Casbas luce sus sargas restauradas tras años de deterioro

Casbas de Huesca iglesias

La iglesia de San Nicolás de Bari de Casbas de Huesca vuelve a lucir dos sargas de más de 12 metros cuadrados en su altar. Se trata de dos piezas del siglo XVI que fueron pintadas con la técnica de temple de cola, una práctica “muy especial” de la que se conservan muy pocas obras en España. Quince alumnos de la escuela de Restauración de Huesca han trabajado durante tres cursos, a las órdenes de sus profesores Rita Piquero y Guillermo Torres, en estas piezas. Gracias a la colaboración de la propia escuela, el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Casbas de Huesca, todo el que acude a su iglesia puede disfrutar de estas sargas de “muchísima calidad” y que tras el deterioro, en muchas localidades “se llegaron a tirar a la basura”.

La iglesia de Casbas de Huesca está dedicada a San Nicolás de Bari y esas telas, de 4’12m de alto por 3’06m de ancho, reflejan dos momentos de la vida del patrón de la localidad, su bautismo y la consagración episcopal. Rita Piquero, profesora de la Escuela, destaca tanto su calidad técnica como histórica, y la belleza de los dibujos. También la filosofía de los trabajos realizados, basados en la mínima intervención.

El trabajo de la Escuela superior de conservación y restauración de bienes culturales de Aragón no acaba con la restauración. La Universidad de Zaragoza, con el historiador Jesús Criado a la cabeza, continúa investigando la procedencia de las obras de las que no se sabe a ciencia cierta su autor. Además la propia Escuela quiere elaborar, con la colaboración de la DGA y el Ayuntamiento de Casbas de Huesca, un plan de mantenimiento para preservar las obras.

El retablo de la iglesia desapareció en la Guerra Civil y suponen que las sargas se guardaron para evitar que corrieran la misma suerte. Durante años estuvieron “olvidadas y en malas condiciones”, como apunta Rita Piquero, pero más tarde el pueblo las conservó enrolladas en unos grandes tubos y gracias a ello hoy se pueden disfrutar en el altar mayor de la iglesia de San Nicolás de Bari, en Casbas de Huesca.

Comentarios