Vivienda protegida de alquiler más cara que la libre

Beneficiarios de las viviendas de protección oficial en régimen de alquiler en Benasque han optado por desestimarlas al constatar que son más caras que las ofrecidas en el mercado libre. De las treinta y nueve viviendas construidas en un único bloque, veintidós adjudicatarios han optado por rechazarlas aduciendo motivos económicos.

La problemática surgía cuando los futuros inquilinos conocían las condiciones que la empresa propietaria imponía a los adjudicatarios. El precio del alquiler protegido, al que se suman los gastos de comunidad, supera al del mercado de la vivienda libre con pisos amueblados y equipados.

Fernanda Vidal, en representación de los afectados explicaba que han visto defraudadas sus expectativas, ya que durante años han esperado la construcción de unas viviendas a las que ahora les impiden acceder las condiciones exigidas.

El grupo de veintidós personas que han rechazado las viviendas han reclamado a la DGA la revisión de las condiciones, por considerar que nada tienen que ver con el alquiler de vivienda protegida.

Las reivindicaciones de los solicitantes de estas viviendas de alquiler cuentan con el apoyo del grupo municipal de IU en Benasque. Su portavoz, Rafael Cortés, apuntaba que “la vivienda protegida debería hacer el papel de vivienda social. Y más cuando, en el caso de Benasque, el suelo proviene de una cesión municipal a Suelo y Vivienda de Aragón que, además, contó una subvención por el valor de la licencia de obras”.

El Grupo Parlamentario de IU en las Cortes de Aragón, a través del portavoz de la Comisión de Obras Públicas, Urbanismos, Vivienda y Transporte, Miguel Aso, en coordinación con el grupo municipal de IU en Benasque ha formulado dos preguntas para respuesta escrita al consejero Rafael Fernández Alarcón. En concreto, IU pregunta “si el Gobierno de Aragón va a revisar los precios de los módulos de vivienda protegida en venta o alquiler, y de ser así, qué criterios piensan adoptar para realizar dichas modificaciones”.

Entre tanto, el grupo de beneficiarios que las rechazan, por considerar que las condiciones no son aceptables, crece y a ellos se están sumando, de manera solidaria, vecinos del municipio que les apoyan en sus reivindicaciones.

Comentarios