Diez años de la declaración como patrimonio del mudéjar ribagorzano

Hace unos días se conmemoraba, en Teruel, el 25 aniversario de la declaración de Patrimonio de la Humanidad del mudéjar de Aragón. Unos años después, en 2001, se tomaba la decisión de ampliarlo al resto de manifestaciones mudéjares de la comunidad entre las que se encuentran las yeserías de Juseu o el alfarje del coro de la ermita de San Román de Castro, en la Puebla de Castro. El próximo 14 de diciembre, se cumplirán 10 años desde que estos elementos entrasen a formar parte de esta declaración de la UNESCO.

La iglesia de San Julián de Juseu es quizá, una de los templos más curiosos del término municipal de Graus y es que, en este pequeño pueblo, podemos contemplar, dentro de su iglesia, las yeserías conservadas situadas más al norte de Aragón. A pesar de no pertenecer a la época mudéjar (siglos XIV y XV), estas yeserías, pertenecientes al siglo XVII, beben de ella. Cabe recordar que, hace tan solo unos años, fueron objeto de una importante restauración.

El otro elemento que aparece en este catálogo reflejado como Patrimonio de la humanidad es el alfarje del coro de la ermita de San Román de Castro de La Puebla de Castro.

Pero además, el arte mudéjar también está presente en otros puntos de la Ribagorza, como en la carpintería de las puertas de la catedral de Roda de Isábena o en las iglesias parroquiales de Merli y Aler.

Dentro del término municipal de Graus, otros núcleos, además de Juseu, también presentan este tipo de arte; entre ellos, la iglesia de Torres del Obispo o las yeserías de la ermita del Santo Cristo de Aguinaliu.

Comentarios