Un año de hermandad y fraternidad entre Graus y Tournefeuille

Con el fin de 2011, se cierra también el año en el que se ha estado conmemorando el XX Aniversario del hermanamiento entre Graus y Tournefeuille. Durante los últimos meses, se han estado desarrollando numerosas actividades, a ambos lados de la frontera, para rememorar esta unión vigente desde 1991.

Este calendario de actividades nacía con el objetivo de que los habitantes de ambas localidades pudiesen conocerse mejor a través de diferentes actos o intercambios.

La primera acción fue el lanzamiento de un concurso para encontrar el logotipo que conmemorase esta efeméride. Para ello, se realizó un taller en la Biblioteca Baltasar Gracián de Graus en el que participaron una treintena de niños. Finalmente, la hoja de Tournefeuille y los ríos de Graus se convirtieron en el emblema de este aniversario.

Desde el Área de Turismo de Graus también viajaron hasta la ciudad gala para estar presentes en su feria de turismo, donde presentaron el nuevo material adquirido por la oficina grausina, entre él, un stand.

El acto más institucional fue en el mes de junio, cuando la corporación gradense se trasladó a Francia para disfrutar de una jornada de hermanamiento entre los consistorios de sendas localidades.

Pero las autoridades no fueron las únicas que viajaron, también lo hicieron jóvenes grausinos para ofrecer un concierto durante el Día de la Música.

Además, también se realizó un taller de cartón dirigido por profesoras de Tournefeuille, se promovieron subvenciones para que las asociaciones hiciesen un guiño especial a este hermanamiento, se realizó un ciclo de cine en francés durante el Mes del mundo y, actualmente, la celebración de este hermanamiento sigue presente a través del concurso de microcuentos CientocinCUENTA, en el que como palabras clave aparecen “hermandad” y “fraternidad”.

De esta forma se pondrá fin a un año que ha servido para recordar que, al otro lado de los pirineos, existe una ciudad, muy parecida a Graus.

Comentarios