La Ministra de Ciencia elogia el estudio sobre leucemia de López Otín y Campo

El trabajo de investigación, que dirigen los altoaragoneses Elías Campo y Carlos López Otín, ha identificado más de mil nuevos genes mutados en el desarrollo de esta enfermedad. Se hacía público en la revista Nature Genetics y se presentaba este lunes en Madrid junto a la ministra de Ciencia e Innovación en funciones, Cristina Garmendia, quien ha confiado en que este trabajo redunde, en último término, en beneficios para los pacientes, a través de nuevas estrategias de prevención, de mejores métodos de diagnóstico y de tratamientos más eficaces.

Un colectivo español de investigadores ha abierto nuevas vías en la investigación sobre el cáncer al secuenciar la parte codificante de los genomas de más de cien pacientes así como de sus tumores. Los investigadores principales del estudio son Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo, y Elías Campo, del Hospital Clínic - IDIBAPS y la Universidad de Barcelona, y ha contado con la participación de 40 investigadores del Consorcio Español del Genoma de la Leucemia Linfática Crónica.

Claves del estudio

“La leucemia linfática crónica es la leucemia más frecuente en los países occidentales, con más de mil nuevos pacientes diagnosticados cada año en nuestro país”, comentaba Elías Campo. “Nuestro anterior trabajo proporcionó las primeras claves sobre las mutaciones que provocan la proliferación incontrolada de los linfocitos B en estos pacientes, pero dado que los mecanismos que generan los tumores son muy diversos es necesario secuenciar los genomas tumorales de muchos pacientes”.

Aunque se sabe que el cáncer es una enfermedad que se produce por la acumulación de daños genéticos en las células normales, hasta ahora la identificación de esos cambios era un proceso muy lento y laborioso. En este trabajo, los investigadores, utilizando las nuevas tecnologías de secuenciación, han simplificado este proceso al centrarse en el exoma, compuesto por las partes del genoma que contienen las regiones codificantes de los genes. De esta forma, se pueden estudiar las posiciones más relevantes secuenciando apenas un 2% de los 3.000 millones de nucleótidos que componen un genoma completo. Las mutaciones específicas del tumor se pueden detectar tras comparar la secuencia del exoma de las células tumorales de los pacientes con la secuencia correspondiente a las células sanas del mismo individuo.

“Esta aproximación nos ha permitido identificar las mutaciones que se producen más frecuentemente durante el desarrollo de esta leucemia” añadía López-Otín. “El análisis conjunto de los más de mil genes mutados en las células tumorales de los 105 pacientes estudiados ha revelado la participación de nuevas rutas bioquímicas que pueden ser muy relevantes en la búsqueda de alternativas terapéuticas para esta forma de leucemia”, concluía.

España, el segundo país que más fondos destina a investigación

De acuerdo con datos de la OCDE, España es el segundo país a nivel mundial, tras Estados Unidos, que mayor proporción de sus presupuestos públicos dedica a la financiación de las ciencias biomédicas, en relación con su Producto Interior Bruto. En este sentido, Garmendia ha recordado además los datos del INE conocidos recientemente, que mostraban cómo España aumentó en 2010 por décimo año consecutivo su inversión en I+D respecto al PIB y que, también en 2010, España superó por primera vez la media europea en número de investigadores por habitante.

Comentarios