La Ribagorza cuenta con algunas de las piezas más importantes del mudéjar aragonés

Este miércoles se cumplen 10 años desde que, en 2001, se ampliase la declaración de Patrimonio de la Humanidad al mudéjar de Aragón por la UNESCO, pasando de considerarse sólo el de Teruel, al de todo el territorio. Entre él, se encuentran dos enclaves ribagorzanos; el alfarje del coro de la ermita de san Román de Castro, en la Puebla de Castro, y las yeserías de la iglesia de San Julián de Juseu. Junto a estos ejemplos, destacan en la zona otras muchas más muestras de mudéjar.

El mudéjar es el estilo artístico que desarrolló la población islámica que se quedó a vivir en territorio cristiano y aunque el más conocido y reconocido de Aragón sea el presente en el sur de Aragón, este estilo también llegó a la Ribagorza, donde se hallan piezas tan importantes como dos de las únicas cuatro puertas de iglesia de este tipo en Aragón; en Roda de Isábena y en Merli.

Otra de las piezas destacadas en la comarca es, sin duda alguna, el alfarje del coro de la ermita de San Román de la Puebla de Castro. Se trata del tercero más importante de Aragón, sobre todo, por su variedad iconográfica, dado que en él se muestran figuras humanas, vegetales, elementos geométricos, heráldicos o animales.

Pero además, encontramos mudéjar en Juseu. En este pequeño pueblo, podemos contemplar, dentro de su iglesia, las yeserías conservadas situadas más al norte de Aragón. A pesar de no pertenecer a la época mudéjar (siglos XIV y XV), estas yeserías, pertenecientes al siglo XVII, beben de ella. Cabe recordar que, hace tan solo unos años, fueron objeto de una importante restauración.

También hay representación de este estilo artístico en la iglesia de Aler, en la de Torres del obispo y en la ermita del Santo Cristo de Aguinaliu.

Comentarios