La ATVA deja en manos de la DGA la unión de estaciones Candanchú-Astún-Formigal

La Asociación Turística del Valle del Aragón ha presentado el estudio definitivo de la unión de estaciones Astún-Candanchú-Formigal, que deja en manos del Gobierno de Aragón para que el ejecutivo autónomo lo haga propio y lo ejecute. En esta nueva fase del proyecto se ha unido Aramón y la DGA como agentes que han financiado el estudio. Desde el Gobierno de Aragón ya han indicado que no hay fondos, y no se habla de plazos, pero ‘el apoyo político no debe cuestionarse’. La ATVA quiere demostrar que la unión de los valles es posible a todos los niveles y deja encima de la mesa del Gobierno de Aragón la decisión de si se hace o no.

Este anteproyecto denominado “Aragón Ski Circus”, para la unión de las estaciones de esquí de Astún, Candanchú y Formigal ha sido redactado por la empresa canadiense Ecosign, y en el que se han invertido 139.200 euros, financiados principalmente con recursos propios y mediante aportaciones a través de diferentes convenios.

La primera fase del proyecto contempla la unión mediante remontes de Canfranc Estación con Rioseta, y de allí Astún y Candanchú, cuyo coste sería de 25,5 millones de euros. Esta unión tendría capacidad para 17.000 esquiadores diarios. La segunda fase estudia la unión con Formigal, que podría ser a través de dos fórmulas, con dos remontes o con un teleférico. La primera opción costaría 16 millones de euros, la segunda 35. Esta unión de los dos valles supondría crear la octava área esquiable más grande del mundo, con capacidad para 40.000 esquiadores diarios. El proyecto, técnicamente se podría hacer en dos años.

Los organizadores han indicado que el proyecto es técnicamente viable, económicamente sostenible y sólo falta el apoyo político. El presidente de la ATVA, Fernando Sánchez, ha reconocido que ‘la situación económica actual es complicada, pero se puede empezar a trabajar ya’.

Por su parte, el Director General de Turismo de la DGA; Gonzalo Lapetra, ha dicho que ‘el apoyo político no se cuestiona’, pero ahora ‘no hay fondos ni plazos previstos’.

El presidente de la Comarca de la Jacetania, José María Abarca, ha indicado que ‘estaríamos muy satisfechos si el Gobierno de Aragón hiciera un compromiso formal’, ahora ‘esperamos que hagan el proyecto suyo, y sabremos esperar’.

Desde las Estaciones de esquí de Astún y Candanchú, así como desde la AEJ, Asociación de Empresarios de la Jacetania, se ha expresado la buena disposición para ejecutar este proyecto que sería muy bueno para el Valle del Aragón, a todos los niveles, porque se pasaría de ser un destino turístico de uno o dos días a una semana.

El proyecto tiene tres fases, la primera uniría a través de cable la base de Canfranc Estación con Rioseta, la segunda desde Rioseta a Candanchú y Astún, y la tercera desde Astún a Formigal. La primera fase constaría 10 millones de euros, la segunda alrededor de 20 y la tercera, depende de cómo se haga, 16 o 35.

Pero esta unión de estaciones debería ir acompañada de una modernización en las estaciones, sobre todo en Candanchú, y también de un aumento del número de plazas de aparcamiento y alojamientos. En cuanto a los parkings, el propio proyecto prevé dos zonas, una en Canfranc y otra en Rioseta, esta última con capacidad para 1350 coches.

Según los estudios que se han presentado, con la unión de Astún y Candanchú habría capacidad para 17.000 esquiadores diarios, con casi 23.000 plazas de alojamiento en el Valle del Aragón, y las aspiraciones por temporada serían entre el millón y medio y los dos millones de esquiadores. Pero si se uniera con Formigal habría capacidad de hasta 40.000 esquiadores diarios, y sería la octava superficie esquiable más grande del mundo.

Comentarios