La rebaja de impuestos distancia a gobierno y oposición de un acuerdo presupuestario

Ayuntamiento Huesca

El grupo de gobierno municipal defiende el borrador presupuestario. Destaca que se rebaja la presión fiscal, pero que se apoya el gasto social, sin olvidar las partidas destinadas a la reactivación económica. Sin embargo, desde los grupos de la oposición se critica que el Ayuntamiento vaya a ingresar menos por las rebajas de IBI e Impuesto de Vehículos, lo que supone tener que rebajar partidas para las ferias o para el Palacio de Congresos.

Menos dinero, peo mejor gestión, es la propuesta presupuestaria que marca el borrador presentado por el gobierno municipal, con tres pilares básicos: gasto social, reactivación económica y plan de movilidad.

Antonia Alcalá, Presidenta de la Comisión de Hacienda.

Sin embargo, desde el PSOE se critica la rebaja de impuestos, lo que repercute en la disponibilidad económica para llevar a cabo proyecto públicos. Así, según los socialistas, no hay partidas para la puesta en marcha la escuela 0-3 años, se rebaja el dinero destinado al Palacio de Congresos o se eliminan en su totalidad las cantidades destinadas a ferias.

El PAR apoyará los presupuestos, ya que dice que son las cuentas municipales posibles. Eso sí, los regionalistas piden al PP que aumente algunas partidas de desarrollo, como la destinada a la Fundación Huesca Congresos.

Una lectura más negativa tiene del documento presupuestario IU. Su portavoz, Pilar Novales, ha expresado su rechazo, en especial por la rebaja generalizada del IBI y del Impuesto de Vehículos, algo de lo que no disfrutarán los más desfavorecidos, señalan desde la coalición de izquierdas.

Y desde Chunta Aragonesista, se niega la mayor. Es decir, se niega la exigencia del déficit cero y creen que el Ayuntamiento debería endeudarse más para poder intervenir en el verdadero problema de la ciudad, que es la inactividad económica.

Por último, el equipo de gobierno destaca la dificultad de sacar adelante unas cuentas públicas con tantas servidumbres. Es el caso de la necesidad de devolver más de un millón de euros por proyectos mal ejecutados en el pasado, o la posibilidad de que la aplicación de sentencias perdidas por el Atyuntamiento, como la del mercado, los administrativos o algunos casos urbanísticos, puedan dar al traste con toda la contabilidad municipal, abocando al consistorio a una situación muy complicada y de difícil gestión.

Comentarios