La economía aragonesa aceleraba en el tercer trimestre del año

El Producto Interior Bruto de Aragón aceleraba su crecimiento interanual en el tercer trimestre de 2011, gracias a la mejor evolución de todos los componentes en general. Sin embargo, la Comunidad Autónoma todavía se encuentra sumida en una complicada situación. Según las estimaciones el PIB de Aragón creció un 0,9% en el tercer trimestre del año, siete décimas por encima de lo observado en el trimestre precedente y una más que el promedio de España.

Este comportamiento se reflejaba en el mercado de trabajo aragonés, donde se observaba un menor deterioro respecto al de periodos previos, en contraposición a lo sucedido en la economía española, que acentuaba su empeoramiento, rompiendo así la tendencia de contención que venía mostrando.

Desde la perspectiva de la demanda, el sector exterior continuaba siendo el elemento más dinámico de la economía aragonesa, aunque al igual que ya ocurría en el segundo trimestre, mostraba cierta desaceleración. Según la información procedente de Aduanas, las exportaciones de manufacturas aragonesas crecieron un 15,4% en el tercer trimestre del año en términos corrientes, mientras que las importaciones lo hicieron un 9,4%. También era significativo el cambio producido en el consumo privado, con una cifra positiva (0,5%) tras el deterioro del trimestre anterior. El resto de la demanda se comportó como venía haciendo; la inversión en activos materiales distintos de la construcción, básicamente maquinaria y bienes de equipo, recuperaba el crecimiento positivo (4,1%), y la construcción seguía siendo la gran rémora para la demanda (-7,2%).

Por el lado de la oferta destacaba el crecimiento vigoroso de la industria manufacturera aragonesa, que aceleraba hasta un crecimiento del 4,6%. Los servicios volvían a acelerar su crecimiento, tras dos trimestres consecutivos de desaceleración, hasta el 0,9%, que a pesar de no significar un crecimiento vigoroso, es relevante, dado que el sector representa en torno al 65% de la producción y del empleo en la Comunidad Autónoma. El sector de la construcción se mantuvo en terreno negativo (-2,7%), aunque continuaba en su tendencia de menores deterioros.

PROXIMO AÑO

Para el próximo año 2012, nuestra anterior previsión se ha visto modificada. Nos encontramos en un momento de elevada incertidumbre, donde los acontecimientos se suceden con una alta celeridad, y ello lleva a que las perspectivas puedan verse modificadas con relativa frecuencia. Así, los hechos acaecidos en el último trimestre, tanto en el contexto nacional, como internacional, nos han llevado a revisar medio punto a la baja nuestra previsión de crecimiento del PIB de Aragón en 2012. Ahora se espera un crecimiento medio similar al de 2011, consecuencia de un empeoramiento del nivel de actividad durante el primer semestre, que se corregiría a lo largo de la segunda mitad del año, a medida que se despejen las incertidumbres y con el impulso procedente del sector exterior.

Comentarios