Cientos de oscenses bajan los turrones con la Carrera de Navidad y en el Belén Montañero

El día de Navidad, muy tranquilo en Huesca capital y en la práctica totalidad del Alto Aragón, tiene dos citas de excepción, las dos para bajar los turrones de la Nochebuena. Estamos hablando de la Carrera de Navidad, por las calles y las cercanías de Huesca, y de la visita al Belén Montañero, en las Gorgas de San Julián (a los pies del pico de Gratal).

Son dos citas para pasar en un ambiente de amistad y camaradería. En el caso de la Carrera de Navidad, se ha batido un nuevo récord de participación, con más de 200 corredores (217 en concreto, mientras el año pasado fueron 186) El tiempo ha sido espléndido para realizar esta carrera no competitiva, en la que se va al ritmo del más lento y en la que hay la obligación de entrar en Huesca en grupo cantando villancicos.

Y como es tradición cada 25 de diciembre Peña Guara organiza una visita al Belén Montañero de las Gorgas de San Julián. Es un encuentro de amigos, abierto a toda la sociedad, que sirve para cerrar el calendario de actividades de Peña Guara. También con un mayor número de amigos y socios del club que otros años se celebró el tradicional almuerzo y posteriormente la misa que fue oficiada por primera vez por el nuevo obispo de Huesca y Jaca, Julián Ruiz.

La visita a los belenes es una constante a lo largo y ancho de la geografía altoaragonesa. Son miles los que se instalan en el Alto Aragón: en instituciones, asociaciones, colegios, iglesias, tiendas, domicilios particulares,... El obispo de Huesca y de Jaca, Julián Ruiz, hacía referencia a la tradición belenista en su pregón de la Navidad. Una tradición que se remonta a una Nochebuena del siglo XIII, en tiempos de San Francisco de Asís.

Comentarios