Los aragoneses del equipo nacional de Alpino preparados para las competiciones internacionales

La jaquesa Marta Mora y los corredores del CETDI de Jaca, Álvaro Apraiz y Diego Apraiz, han participado en los entrenamientos del equipo nacional junior de esquí alpino que se han desarrollado el CAR de Altura de Sierra Nevada. Tras las navidades tendrán las primeras pruebas internacionales en la zona de los Alpes franceses.

Las nuevas generaciones del esquí alpino español vienen dispuestas a relanzar nuestro deporte en el inmediato futuro. Desde el pasado día 17, los integrantes de los dos equipos juniors (chicos y chicas) de la RFEDI han estado concentrados en el CAR de Sierra Nevada (Granada), donde han podido entrenarse al más alto nivel gracias a las facilidades de que han dispuesto. Incluso María José Rienda estuvo con ellos para darles ánimos. Ahora, tras pasar las Navidades con sus familias, llegará el turno de competir internacionalmente. Primeras citas, en Francia: Chamonix y Châtel.

La estación granadina de Sierra Nevada ha sido un excelente lugar de concentración para los dos equipos juniors de la RFEDI. Desde el sábado día 17 hasta el pasado jueves, la selección juvenil ha estado preparándose concienzudamente a las órdenes de los jefes de equipo Gerard Lamoga (chicos) y Albert Rovira (chicas). Una quincena de ellos han sacado partido de las excelentes facilidades que hay en Sierra Nevada para prepararse de cara a las próximas competiciones. El grupo masculino ha estado integrado por Alex Puente, Juan del Campo, Joaquim Salarich, Adrià Bertran, Alvaro Apraiz y Diego Apraiz (sólo faltó Miquel Mateu). En cuanto al femenino, estuvo al completo: Gina Fernández, Inda Garín, Marta Mora, Anna Galofré, Núria Pau, María Boix, Júlia Bargalló y Ona Rocamora.

“La verdad es que ha sido una semana muy positiva en todos los aspectos. Los dos grupos hemos aprovechado las buenas condiciones de nieve y la meteorología y, sobre todo, de las facilidades de que hemos dispuesto para los entrenamientos”, explica Gerard Lamoga. “La valoración general es muy buena, porque hemos podido trazar en cuatro pistas y siempre se nos han dado todo tipo de facilidades, por lo que queremos agradecer el trato que nos ha dispensado Sierra Nevada. Pocos lugares hay en el mundo donde se puede trabajar tan bien”.

Los dos grupos coincidieron en los entrenamientos de velocidad, aunque luego cada uno (chicos y chicas) se repartieron en las diferentes pistas para entrenar slalom y gigante. Además, han podido utilizar la infraestructura del CAR, por lo que no les ha faltado nada para realizar una concentración en las mejores condiciones posibles.

Comentarios