Monasterio de Sijena y Cartuja de las Fuentes continuarán a la espera en 2012

Monasterio Villanueva de Sijena Sigena

Dos buques insignia del patrimonio monegrino como son el Real Monasterio de Sijena y La Cartuja de las Fuentes apenas han dado pasos adelante en cuanto a su necesidad de restauración. Sijena sigue a la espera de la segunda fase de obras y la Cartuja prosigue en un estado de abandono y deterioro continuamente denunciado.

El año en que estaba previsto el inicio de la segunda fase de obras en el Monasterio de Sijena llega a su fin sin atisbarse su puesta en marcha. El presupuesto previsto contemplado es de seis millones de euros cofinanciados a partes iguales por el Gobierno de Aragón y la Obra Social de Caja Madrid. El anteproyecto se presentaba en 2008 y la firma de dicho convenio quedaba aplazada.

Entre otras cuestiones la incertidumbre se cierne sobre estas obras por la bancarización de la entidad. En lo que respecta al Gobierno de Aragón, tal y como afirmaba la consejera de Cultura, Dolores Serrat, en su última visita a Villanueva de Sijena, la voluntad del Ejecutivo autónomo es el mantenimiento del patrimonio aunque a expensas de las posibilidades presupuestarias.

Con la segunda fase completada se podría poner en marcha un régimen de visitas abierto ya que el templo cuenta con una apertura restringida desde 2005. Tan sólo puede verse los sábados de 12 a 16 horas.

En su día el anteproyecto ya contemplaba un centro de visitantes que estaría gestionado por el Ayuntamiento de Villanueva o la Comarca de Los Monegros. Según Alfonso Salillas, alcalde de Sijena y presidente de Los Monegros, en el primer año podrían alcanzarse las 20.000 o 25.000 visitas y en un periodo de tres o cuatro años a partir de entonces, llegando incluso a 35.000 o 40.000.

Desde el consistorio monegrino consideran que se puede negociar sin problemas con la orden religiosa de las Hermanas de Belén, que en la actualidad habita el monasterio, y que tiene que ser Patrimonio del Gobierno de Aragón desde donde se den pasos hacia adelante para que las visitas se puedan gestionar desde las instituciones monegrinas.

No hay que olvidar que el cenobio debería albergar los bienes que le pertenecen. Éste es otro inconveniente que no permite su desarrollo global, los bienes que le pertenecen y que no vuelven, con una sentencia “atascada” en el Tribunal Constitucional desde hace trece años. El conflicto de los bienes de Sijena continúa con varios frentes abiertos, la reunión de Luisa Fernanda Rudi con el Nuncio Apostólico Renzo Fratini ponía de nuevo sobre la mesa la necesidad de la restauración del Monasterio que debería albergar los bienes.

En lo que respecta al monasterio de la Cartuja se encuentra en un evidente mal estado de conservación que preocupa a unos y otros, pero las soluciones no llegan para el inmueble histórico. Dentro del término municipal de Sariñena y en plena llanura monegrina, se levanta la Cartuja de Nuestra Señora de Las Fuentes, un monumento artístico que ha sido durante mucho tiempo ignorado.

El estado en el que se encuentra esta construcción histórica indigna a los vecinos del pueblo de colonización de Cartuja de Monegros, que toma el nombre del monasterio. Uno de los bienes más preciados del templo son las pinturas de Fray Manuel Bayeu, quien creó para la Cartuja 17 lienzos de pasajes de la vida de San Bruno, los cuales se encuentran en un estado pésimo de conservación y cada año el deterioro es mayor. Cartuja de Monegros reivindica desde hace años una solución que no se vislumbra al menos a corto plazo.

Cada 15 de mayo, festividad de San Isidro, vecinos de las localidades próximas al Monasterio continúan realizando una romería hasta el templo. Sólo en este día del año puede visitarse, además de los domingos por la mañana. Algunas de sus dependencias están en ruinas y las que permanecen en pie requieren restauración. Desde la pedanía de Sariñena lamentan que las soluciones puedan llegar en algún momento y que entonces sea demasiado tarde.

El Ayuntamiento de Sariñena apuesta por mantener el contacto con los propietarios privados del mismo. Una posibilidad sería, tal y como apuntaba Francisco Villellas, buscar la firma de un convenio a largo plazo para su cesión.

Además el grupo de Izquierda Unida en las Cortes de Aragón reclamaba en los últimos meses medidas para frenar su deterioro. Exigía al Gobierno de Aragón entre otras cosas iniciar la apertura de un expediente sancionador a los propietarios privados por incumplimiento de la Ley de Patrimonio Cultural aragonés.

CHA presentaba una moción sobre patrimonio en pleno comarcal que incluía la solicitud de medidas urgentes para acabar con el deterioro de la Cartuja y fue rechazada. Unos meses después el equipo de gobierno aprobaba una moción para solicitar a la DGA una evaluación técnica del estado de la Cartuja, que pueda permitir el desarrollo de actuaciones futuras y que evite el progresivo deterioro del enclave.

Comentarios