La Cofradía de Nuestra Señora del Pilar de Huesca celebra su fiesta anual este domingo

Un año más la Cofradía de Nuestra Señora del Pilar de Huesca celebra su tradicional fiesta anual, que tiene lugar este domingo en la Iglesia del Convento de las Miguelas. Con ella se celebra venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza. El acto central será a las 12:00 horas con la celebración de la Eucaristía. En el altar estará presidiendo la imagen de la Virgen del Pilar que se guarda en este cenobio y el estandarte de la hermandad. Al término de la misa se repartirá torta bendecida y vino para todos los asistentes.

Antiguamente, esta fiesta se celebraba en fechas próximas al día del Pilar, hasta que en 1909 se decidió modificar los estatutos para conmemorarla, coincidiendo con la fecha de la aparición de la Virgen un 2 de enero.

La Cofradía de Nuestra Señora del Pilar es una de las más antiguas de Huesca. Fue fundada en 1639 y residió desde su fundación en el Convento de los Padres Carmelitas, orden religiosa que habitaba un cenobio ya desaparecido. Con motivo de la exclaustración de los carmelitas en 1832, la Cofradía pasó a residir al actual convento de las Miguelas.

Aunque consta que la fundación tuvo lugar en 1639, el primer documento que se conserva es el Rolde de 1.800, año en el que se renovaron los Estatutos, siendo Papa Pío VII y reinando en España Carlos IV y Luisa de Borbón. Entre algunas obligaciones que contemplan los estatutos, y que se siguen manteniendo aunque de forma diferente, se encuentran la de repartir torta y vino entre sus cofrades, ofrecer misas sufragio a los cofrades difuntos y realizar el balance contable de la Cofradía.

También figura en esos estatutos que, para ser Prior, se debía tener la condición de ser "de buena fama, costumbre y sin nota de empleo vil", y su elección se hacía cada año, mediante votación con habas blancas y negras. Entre las obligaciones que tenían, cabe destacar la de comprar 8 libras de cera para celebrar la fiesta anual, la participación en los entierros, y tenía que acudeir con estandarte en las procesiones del Corpus Christi, Santo Entierro y del mártir San Lorenzo. El Prior no debía dejar escribir en el Rolde a otro que no fuera el Secretario, por cuanto se dice textualmente, "se experimenta muchos abusos en que los priores hacen escribir a cualquiera en el Rolde, afeándolo con tanta variedad de letras y algunas muy malas".

La última reforma de sus Estatutos tuvo lugar en el año 1909, siendo Prior Sixto Alfaro y Secretario, Gregorio Solanes. Era Obispo de Huesca, Mariano Supervía.

En la Catedral de Huesca hay dos lienzos de Luzán, pintor maestro de Goya, terminados en semicírculos, en los cuales el pintor acertó a realizar la mejor versión de las escenas de la venida de la Virgen del Pilar a Zaragoza y el milagro de Calanda.