Última etapa del Camino de Santiago por la discapacidad

Hace más de un mes que 11 personas de la Fundación Crisálida echaron a andar desde Camporrells para completar el Camino de Santiago. Lo han conseguido, y desde entonces han pasado 20 días caminando, más de 1000 km recorridos y muchas anécdotas a las espaldas. Siete jóvenes de entre 9 y 19 años, 5 de ellos con discapacidad, y 4 adultos han completado este reto. Comenzaron para recaudar fondos y poder realizar un cortometraje y acaban con más fuerza que nunca para seguir trabajando por las personas con discapacidad.

Los once peregrinos han vivido unas Navidades excepcionales. No es habitual hacer el Camino de Santiago en pleno invierno, ni hacerlo en grupo con personas que tienen discapacidad intelectual. La Fundación Crisálida, con Jacinto Marqués a la cabeza, ha pasado la Noche Buena en Orgi, Navarra, y el Fin de Año en Astorga. Se han encontrado pocos peregrinos en el camino, pero han hecho amigos argentinos y coreanos, e incluso, en Villafranca del Bierzo un famoso restaurante frecuentado por los peregrinos les invitó a comer.

Los once participantes de esta proeza no han faltado ni una etapa, aunque hay quein ha tenido el apoyo de una furgoneta durante algún kilómetros.

No es el primer reto que se proponen y consuiguen. La Fundación Crisálida ha organizado fiestas con el cantante Víctor Manuel, con el grupo Comediants, tienen su propio Premio Literario y han caminado más de 1000 km durante 20. Ya han completado el Camino de Santiago, y su próximo reto es realizar un cortometraje. Con la recaudación obtenida por los patrocinadores, la fundación quiere financiar el rodaje del primer cortometraje de España basado en el relato de una persona con discapacidad intelectual. Se titulará “Yo tengo el síndrome de Down, ¿y qué?” y está escrito por Jordi Balcells. Ahora continúan con su labor de recaudar fondos. Particulares y empresas pueden hacer sus donativos en dos cuentas bancarias: Ibercaja, 2085 2566 450330009890; La Caixa, 2100 0518 870200127199.

La Fundación “Crisálida” de Camporells tiene dos años y medio de vida y su finalidad es atender el desarrollo de personas con discapacidad intelectual a través del arte.