Dos meses sin Espacio Pirineos en Graus

El centro de Cultura, Investigación y Ocio de Graus, Espacio Pirineos, se ha convertido, en sus últimos cinco años de vida, en el epicentro del estudio y la cultura de Graus. Este sábado, con el concierto de la coral Villa de Graus, cerraba sus puertas, como lleva haciendo ya unos años, para ahorrar, entre otras cosas, en calefacción. No lo hará de forma permanente dado que, en marzo, volverán a abrirse para acoger la segunda exposición creada a través del proyecto Pirineos en Red.

Espacio Pirineos está situado en la antigua iglesia de la Compañía de Jesús y, en él, podemos encontrar, además de numerosas actividades como actuaciones musicales, teatro, talleres o conferencias, el Museo de Historia de Graus, el Archivo Histórico Municipal o el Centro de Documentación Pirenaica Ignacio de Heredia. El panel de la biodiversidad, situado en la nave central, muestra al visitante toda la información necesaria para adentrarse en el Pirineo.

Sus cifras lo dicen todo y es que, en esta temporada, se han realizado 118 actividades y han pasado por él cerca de 10.000 personas. De entre esas actividades, 14 han sido espectáculos de artes escénicas.

En él, también se han desarrollado proyecciones, charlas o conferencias, que han reunido a más de 3.000 personas. Tanto organizadas desde el Área de Cultura como propuestas por quienes viven en Graus. Fue el caso de los alumnos del curso de Técnicos en Montaña y Escalada, quienes decidieron, hace unos meses, ofrecer al público sus experiencias en este espacio.

Esta es una de las características que Jorge Mur, director de Espacio Pirineos, destaca del centro, que está abierto a todo el mundo.

Las exposiciones, propias o cedidas, también tienen lugar en este centro. Desde muestras como Katia Acín. Obra Gráfica que se despedía hace tan sólo unos días de Graus hasta la exposición propia “Pirineos. Paisajes del Caminar”

Pero además, se han desarrollado 34 acciones formativas, como los talleres de Elia Lozano, artista residente de Espacio Pirineos.

Los pergaminos y documentos desde el siglo XIII hasta la guerra civil, expuestos en el archivo documental, conviven con el centro de documentación pirenaica Ignacio de Heredia que se inauguraba unos meses atrás y que pretende convertirse en todo un referente para los estudiosos de la cordillera y, mientras, en los pasillos y salas del lugar, nos encontramos con pilas bautismales, trajes tradicionales y toda la información sobre la historia y el patrimonio de la zona.

Comentarios