Las navidades dejan una de cal y otra de arena en la provincia de Huesca

Reyes Magos Cerler

Dos semanas después de arrancar el periodo navideño, el sector de la hostelería, el comercio y las estaciones de esquí hacen balance de unos 15 días que se presentaban mal y que finalmente han resultado ser buenos “en general”, como señalaba Francisco Parra, presidente de Turismo Verde de Aragón, aunque “mejorable en lo particular”.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Los picos de ocupación en este sector llegaban los días de Nochebuena y Nochevieja, con la sorpresa negativa del “pinchazo” del día de Reyes: el inicio de las rebajas, el viento y el comienzo próximo de las clases en los colegios anulaban parte de las reservas para ese día.

El problema en el sector de la hostelería radica en que cada vez es más difícil hacer previsiones de ocupación debido a las reservas de última hora, que se han puesto de moda en los últimos años. Incluso, este año ha habido reservas que se han anulado y en zonas como las de Benasque se han llegado a picos del 80% en el fin de semana de Año Nuevo pero los días previos y posteriores se han quedado en torno al 30%.

Los responsables de las estaciones de esquí se muestran en general satisfechos del resultado final de estas navidades, aunque creen que podrían haber sido mejores. Los días de sol, los centros invernales han contado con una buena ocupación en pistas, y los aparcamientos han estado al completo. La afluencia de esquiadores ha disminuido los días que el tiempo no ha acompañado pero, pese a todo, el número de usuarios se sitúa en niveles similares de 2011.

El retraso este año en el inicio de la temporada de esquí hasta la segunda quincena del mes de diciembre ha puesto de relieve que los seguidores de este deporte tienen más ganas de esquiar si no se abren las estaciones para el puente de la Constitución, de ahí la llegada masiva de esquiadores algunos días a pistas.

El punto negativo entre tanto positivismo lo pone el comercio. Desde Interesport Jorri, su propietario, José Ricardo Abad, apunta que mantener la actividad durante estos días de fiesta “es muy duro”, debido al frenazo económico actual y también a que la gente espera al inicio de las rebajas para comprar muchas cosas. Un periodo, el de las rebajas, en que los comerciantes tienen depostidas grandes esperanzas aunque son conscientes de que, con ellas, no se conseguirá salvar los resultados de 2011

Comentarios