Jarro de agua fría para los opositores a maestro, también en Aragón

El sindicato CSI.F considera que la tasa de reposición situada en el 10%, aprobada por el gobierno central, para la oferta de empleo público en educación para 2012, supondrá una merma de la calidad de la enseñanza. Para CSI.F se está llevando a cabo “una congelación encubierta de las plazas de oposiciones”, que repercutirá negativamente con un incremento notable de profesores interinos. En la actualidad el 20% del profesorado en Aragón es interino. En todo caso, no será hasta el mes de febrero cuando se conozca el número de profesores que se jubilan este año, y las necesidades reales de personal en la Comunidad Autónoma.

Audio sin título
Audio sin título
Audio sin título

Y, pese a que las vacantes no se van a quedar sin cubrir, será necesario enviar profesorado interino para que los centros puedan abrir sus puertas con normalidad en septiembre. Esto va a suponer, estiman desde CSI.F, el aumento de la inestabilidad de las plantillas, la precarización del empleo docente y la imposibilidad de los centros de elaborar planes a medio plazo para luchar contra el fracaso escolar.

Frente a lo que parece una ventaja sobre otras administraciones públicas, la reducción de la oferta educativa al 10%, (porcentaje que queda supeditado a las disponibilidades presupuestarias), resulta en la práctica una congelación encubierta. José Ramón Serra, presidente autonómico de CSI.F, explica que al ser Cuerpos con multitud de especialidades, la mayoría de ellas se van a quedar sin ningún tipo de oferta.

La medida, incluida enel Decreto de Medidas Urgentes en Materia Presupuestaria y Financiera del pasado 30 de diciembre, va a suponer, además, “un jarro de agua fría para las ilusiones de miles de opositores que han invertido tiempo y dinero esperando tener una oportunidad para su futuro laboral y profesional”.

No es la primera vez que ocurre esto, ya que el año pasado en la Ley de Presupuestos, la tasa de reposición que se propuso fue de un 10% y, en instancias parlamentarias, tras una campaña de todos los sindicatos de enseñanza, se consiguió modificar dicha tasa al 30%. Esto supuso un alivio para los opositores, las Administraciones Educativas, las plantillas de los centros y para los propios alumnos. Una lucha a la que deben hacer frente con el nuevo gobierno.

Comentarios