La subasta de San Antonio Abad de Graus vuelve al Centro Deportivo Recreativo Gradense

A pesar de que la festividad de San Antonio Abad es el 17 de enero, Graus comenzará su celebración este viernes, con el volteo de campañas y el disparo de cohetes. El sábado llegarán los actos más populares con la misa, la bendición de animales, la llega t la subaste y el día del santo tendrá lugar la misa de hermanos. La de San Antonio está considerada como la fiesta de invierno de Graus, de hecho, son muchos los comercios que durante la tarde del sábado cerrarán sus puertas. La principal novedad es la vuelta de la subasta a las instalaciones del Centro Deportivo Recreativo Gradense, por ese motivo, se modificará el recorrido de años anteriores.

La Hermandad de San Antonio Abad ya ultima los detalles para su fiesta grande. Este sábado, a las 09.30 tendrá lugar la misa. Tras ella, se bendecirán los animales y habrá reparto de torta y vino. En los últimos años, en este acto, se pueden ver desde peces hasta corderos, pasando por hurones.

Minutos después, comenzará la tradicional llega por las calles de Graus. En este caso, los cofrades recorren Graus, ofreciendo los cordones del santo y estampas a cambio de los productos que por la tarde se subastarán. Para portarlos, llevan un gran carromato, tirado por un tractor, que cuenta con una enorme campaña a la que los niños dan golpes, avisando de que pasa la llega.

Cuando finaliza, se prepara todo para la subasta, que se inicia sobre las 17.00. Este año, volverá a realizarse en las instalaciones del Centro Deportivo Recreativo Gradense tras varios años celebrándose en otros puntos de la localidad. En ella, se subasta todo lo recogido por la mañana, que van desde embutidos a licores, animales vivos o repostería.

Otra de las novedades en este 2012 será la celebración de un baile de forma posterior. Así también se recupera la antigua tradición cuando, incluso, había una orquesta para amenizar la noche.

La subasta suele durar hasta las 21.30 y el dinero recaudado se destina, por ejemplo, a financiar la procesión de Semana Santa, ayudando a otras cofradías, o a la realización de obras en los espacios religiosos de la localidad. Años atrás, también servía para pagar el entierro a los cofrades con menos recursos.