La crisis acentúa la estacionalidad en el turismo

La Asociación de Empresarios de la Jacetania (AEJ), tras analizar las cifras oficiales de ocupación hotelera del pasado mes de noviembre, ha afirmado que dicho mes “sigue empeorando respecto a años anteriores. Que la crisis acentúa la estacionalidad se puede comprobar ya no solo por la disminución de la ocupación media del mes, sino también porque el único dato positivo es el incremento de ocupación durante los fines de semana en la media provincial. Aun a pesar de eso, la ocupación media del mes baja un 10,37% respecto al año anterior”. En noviembre la provincia de Huesca era la peor de toda España con una ocupación hotelera del 13,62%.

El único municipio cabecera de comarca de todo el Pirineo Aragonés que tiene un mínimo número de establecimientos abiertos es Jaca, por lo tanto, es del único del que se presentan estadísticas. En Jaca se obtiene una ocupación del 12,44% de media en noviembre, mejorando el fin de semana hasta el 18,05%. Desde la AEJ se indica que “solo es posible mantener estos establecimientos abiertos gracias al empeño de algunas empresas” y se insiste en que “la promoción turística para estas temporadas bajas ha de mejorar”.

El total de pernoctaciones de la provincia ha caído, aun a pesar de que las Comarcas del Pirineo mantienen en torno a veinticinco mil pernoctaciones, pero el resto de la provincia ha bajado un 24%, causado fundamentalmente por la reducción de la estancia media, ya que el número de viajeros no ha descendido tanto. Posiblemente, esta sea otra consecuencia de la crisis económica y del reajuste de las economías de las familias españolas. El mayor incremento lo protagoniza la Comarca de la Ribagorza, la Jacetania tiene un ligero incremento, mientras que Sobrarbe y Alto Gállego descienden respecto a las cifras de años anteriores. Sin embargo y aún a pesar de que las pernoctaciones no han descendido tanto en el Pirineo, el grado de ocupación sí que se ha reducido, lo que afecta directamente a la rentabilidad de las empresas.

En cuanto al origen de los viajeros, ha habido un pequeño incremento de los extranjeros, pero muy inferior a la bajada del turismo nacional. Como suele ser habitual en estas épocas de temporada baja, con estancias medias inferiores a los dos días, el mayor emisor son las Comunidades Autónomas limítrofes, destacando Aragón que acumula un 36,69% de las pernoctaciones, Cataluña (28,81%), así como País Vasco (5,25%) y Navarra (2,26%). También se dejan notar los grandes emisores, como son las Comunidades Autónomas de mayor población, entre las que destaca la Comunidad de Madrid con un 9,34% de las pernoctaciones, seguido por la Valenciana (3,93%) ó Andalucía (2,96%).

Comentarios