Los II Circuitos Científicos de la Universidad de Zaragoza llegan a Jaca

Los II Circuitos Científicos de la Universidad de Zaragoza para 1.000 alumnos del medio rural de Aragón llegaban a las aulas de centros de Secundaria de las localidades de La Almunia de Doña Godina, Jaca y Monzón. Tres investigadores explicaban a los alumnos de Secundaria sus avances y estudios en temas diversos: desde la estructura de la materia a escala atómica, la computación en la ciencia ciudadana y en la preparación de fármacos bioactivos, hasta el estudio de los priones y qué supuso para España la encefalopatía espongiforme bovina.

 

Esta actividad de divulgación científica, en colaboración con el Programa Ciencia Viva del Gobierno de Aragón y que se prolongará durante un mes, comienza con un ciclo de nueve conferencias de investigadores de la Universidad de Zaragoza en los Institutos de Secundaria de Aragón del medio rural, y continúa con una segunda fase, ya en febrero, en que un millar de alumnos de 4º de Secundaria conocerán in situ los laboratorios y centros de investigación de la institución aragonesa.

 

Los alumnos del IES Pirineos de Jaca han conocido la relevancia que está adquiriendo la participación ciudadana en el proceso científico, gracias a la conferencia impartida por Fermín Serrano, científico y responsable del área de gestión del Instituto de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI).

 

Actualmente existe una gran tendencia mundial que está abriendo las puertas de los laboratorios para interaccionar más con los ciudadanos. Gracias a las nuevas tecnologías y al mayor conocimiento de la población, se pueden realizar nuevas investigaciones a escala global y en tiempo real. Fermín Serrano, ingeniero Informático y Máster en Gestión de la Innovación por la Universidad de Zaragoza destacará de qué manera cada ciudadano puede aportar su granito de arena para avanzar en los límites del conocimiento.

 

Serrano, que ha trabajado en la empresa suiza Alpsens Technologies, en el Instituto de Física de Cantabria (CSIC) y en el CERN, explicará además el trabajo del BIFI, un instituto de investigación pionero y referencia en el uso de las tecnologías más avanzadas de computación para investigaciones como la fusión nuclear o el estudio de compuestos bioactivos para la búsqueda de fármacos.

 

En los últimos años, además está realizando numerosos proyectos de ciencia ciudadana en los que la gente participa activamente. Ibercivis, el proyecto de computación voluntaria hispano-portugués es un ejemplo. Gracias a los ordenadores de la gente que está en sus casas se ha avanzado mucho en el tratamiento de enfermedades como el cáncer o el alzhéimer. Otro proyecto liderado por el BIFI estudió todos los mensajes relacionados con el movimiento 15M que circularon por la red social Twitter el año pasado. Analizando los casi 700.000 mensajes intercambiados, este estudio demostró que se formó de forma espontánea una red con una topología peculiar muy eficiente para propagar la información entre sus miembros y que curiosamente es la misma topología que tienen las neuronas de nuestro cerebro.