La creatividad y la perfección del arte en el Premio Ibercaja de Pintura

El Premio Ibercaja de Pintura Joven expone sus 27 piezas seleccionadas en el Centro Cultural “Palacio Villahermosa”. Es una buena muestra de la variedad y el buen hacer de los artistas emergentes del país. Se nota una tendencia al gran formato y a la experimentación con diferentes materiales. Ferrán Gisbert Carbonell, un joven de 29 años procedente de Alcoy, ha ganado la edición de 2011 con una obra abstracta y de una gran calidad técnica, “VIII Estudio de color”.

Con este concurso Ibercaja reafirma su apoyo a las jóvenes promesas del arte nacional. El primer seleccionado ha sido premiado con 12.000 euros y el segundo con 6.000.

Ferrán Gisbert Carbonell, un joven de 29 años procedente de Alcoy, ha ganado la edición de 2011 con una obra abstracta y de una gran dificultad de ejecución, “VIII Estudio de color”. Consigue difuminar los trazos hasta hacerlos imperceptibles.

Con un título más poético, “El olvido de la memoria”, Bernardino Sánchez Bayo ha sido reconocido con el segundo premio.

Los participantes en el Premio Ibercaja Pintura Joven no superan los 35 años y muestran una gran variedad artística, desde la abstracción al más puro realismo. La mayor parte de las obras presentadas se han realizado en lienzo y tabla, en esta edición destaca la presencia de resinas, metales, telas y otros materiales complementarios a la pintura, factor de experimentación e innovación de estos jóvenes artistas.

Los cuadros ganadores han obtenido el voto unánime del jurado, cuyos miembros han valorado especialmente la ejecución final de las obras y la madurez de la técnica empleada a la hora de emitir su fallo, destacando la evolución observada hacia la abstracción en algunas de las piezas más meritorias.

No defrauda el resultado de una selección de arte joven que por su variedad y libertad refleja a esta parte de la sociedad. Obras con títulos de denuncia, “Recalificación espacial” u otras que apelan directamente al espectador.

Al entrar a la sala sorprende la mirada agresiva de un joven, creación del zaragozano Alejandro Monge, de 23 años. Sorprende también saber que se trata de óleo sobre lienzo.

El Premio Ibercaja de Pintura es referente nacional para el arte joven, un arte plural y en constante transformación, con las más diversas técnicas y tendencias, reflejo de la sociedad en que vivimos. Las obras pueden verse en Huesca hasta el próximo 10 de marzo.